El día en que satanás se enoja, Dios se deprime, y los humanos hacemos fiesta.

El infierno encabronado

Es el peor día en la historia del infierno. El diablo esta visiblemente molesto, su rostro denota una ira de tal magnitud que los mismos demonios prefieren no acercarse, su endemoniado orgullo no podía contener semejante caos mental; y no es para menos, acaba de enterarse de que tiene sus días contados. No, no era una “amenaza” extendida por algún grupo de mercenarios o una simple “posibilidad”, si fuera ese el caso, bastaría con enviar la legión mas despiadada y brutal de su ejercito para eliminar cualquier amenaza de inmediato; pero este caso era diferente, se trataba de la verdad irrefutable y absoluta; sencillamente era una noticia dada por adelantado, no había nada que pudiera hacer para evitarlo. Su reinado llegará a su fin.

Pero quizás lo que lo tiene tan molesto es “el método” para sacarlo del juego de destruir vidas inocentes: podrían haber enviado a un ejercito de guerreros celestiales inmortales, o a una especie de monstruo, una bestia sacada del mismo infierno que retara cualquier película de terror, o incluso a un escuadrón de bárbaros sedientos de sangre; pero…¿a un niño recién nacido? Era un insulto para el. ¿En verdad un único e indefenso bebe pondría fin a su imperio de maldad? Sea como sea, todos los demonios están nerviosos, y esperando lo peor. El ambiente estaba cargado de frustración y una profunda ira empezó a llenar los sentidos; dentro de ellos sabían la verdad, esa verdad que asesinaba su futuro y su sed de conquista: estaban destinados a morir, su misión de destrucción seria abiertamente cortada de raíz. Fue el peor día en la historia del infierno. Los demonios corrían desesperados, inconsolables y mortificados, su cruel destino era el tema del momento en todo el reino de tinieblas.

El diablo convoco una junta urgente. La junta directiva del infierno ordeno la muerte del bebe, aun imaginándose que lo inevitable iba a suceder. El diablo esta enojado, deseando que jamás ese día hubiera llegado a existir.

El Cielo deprimido

Mientras en el Cielo, El Todopoderoso ha dado la Orden de hacer silencio, ningún instrumento ni Alabanza debía entonarse. Sus mas allegados se mostraban confundidos y es que jamás lo habían visto tan deprimido, incluso el Ángel Gabriél aseguraba haberlo escuchado llorar.

La alegría no existía ese día en el Cielo. Pero no era para menos, el viaje era inminente y la travesía que se debía recorrer no figuraba en los registros Celestiales. Era un acto suicida, si, no podía llamárselo de otra manera, era una despiadada manera de quitarse la vida. Nadie había ido allí antes, nadie se había atrevido a iniciar semejante aventura, nadie había osado pensar siquiera en semejante viaje, nadie…excepto Él. Deja el Trono, las calles de oro y el mar de cristal, abandona la Realeza; cambia lo conocido por lo desconocido, el lujo por la pobreza, lo celestial por lo humano, la Vida por la muerte. Jesús se sacrificaría por Su misma creación, Él tomaría un lugar que no le correspondía: la muerte. Seria la primera y única vez en la historia, que sucedería algo semejante.

El Padre no puede ya hablar. El Hijo tampoco. Hay miedo en sus corazones, pero no del miedo a que el viaje fracasará, eso era imposible, el Padre ya había decretado la total y absoluta Victoria y Su Palabra es irrevocable; no, el miedo era precisamente por que sabían que el decreto se cumpliría al 100%. Jesús moriría en la peor de las muertes humanas: la muerte publica; esa era la única manera de pagar el precio por la maldad del mundo. Era la única manera de salvar a Su preciada Creación de la autodestrucción y el caos global, provocados por el orgullo en el corazón del ser humano.

El cielo esta en silencio. Es la primera vez en la historia Celestial que los Ángeles lloran en vez de reír; el arcoiris que rodea el Trono a perdido sus colores y ahora se muestra en blanco y negro, la Corte Celestial esta triste, Su Rey parte a un extraño pero absolutamente necesario viaje; un viaje cargado de dolor, soledad y muerte. El Hijo es el primero en romper el silencio: “Te extrañare Padre Mío, puedo hablarte a diario?” el Padre asiente en silencio y lo estrecha contra Sí mismo en un profundo abrazo, el aire esta cargado de Amor puro, es una literal explosión de Amor. “No es un adiós, es solo un ‘hasta pronto’ y lo sabes…es la única manera de Salvarlos.” – responde el Padre entre sollozos de dolor. Su Amado Hijo se enfrentara solo a lo desconocido, pagara el precio que se requiere, salvará lo que ya nadie quiere salvar, luchará por lo que ya todos piensan que no vale la pena. El Amará sin reservas y sin limites a todos, y abrirá nuevamente el acceso al Cielo para todos los seres humanos. Jesús descenderá a la tierra. Habitará en el vientre de una mujer virgen y nacerá sin intervención humana, para que quede constancia de que fue Él. Dios habitara entre Su Creación y mostrará a toda la tierra Su genuino Amor y Misericordia delante de todos los incrédulos, y el Cielo esta deprimido. Quizás por que sabe que no sera un Viaje de placer.

Fiesta en toda la tierra

Pero irónicamente en la tierra todo luce distinto. Hay Fiesta. Si, una extraordinaria alegría corroe los sentidos de la gente; hay alboroto en las ciudades, luces de colores y abrazos se reparten por doquier, las familias se reúnen a cantar canciones y a reír con euforia, hay un grito de jubilo cargado de esperanza, y no es para menos, el Salvador del mundo ha venido a la tierra. El motivo de la alegria mundial NO es el dinero, los regalos comprados, estar reunidos con las familia, el licor, las ofertas o un viejo barbudo vestido de rojo, el motivo único de cada navidad es JESÚS, porque sin Él no tendiramos sanidad, prosperidad, felicidad, esperanza de salvación, el perdón de nuestros pecados, ni la vida eterna, Jesús es el motivo de nuestra alegria.

El mismo Bebe que hace gritar de furia a cada demonio del infierno, es el mismo Bebe por el cual hacen Fiesta en la tierra; el mismo Salvador por el que se derraman lagrimas de tristeza en el Cielo, es el mismo Salvador por el que se respira una aire de jubilo y expectativa en todas las naciones de la tierra. Y es que lo que para la tierra representa el día de la Bienvenida de Jesús, para el Cielo representa el día de Su despedida del Cielo, o lo que es lo mismo, en la tierra se celebra el nacimiento del ser Amado mientras en el Cielo se llora por la partida del ser Amado. El infierno enojado, el Cielo deprimido y la tierra de Fiesta.

El día mas alegre del año en la tierra, es el día mas triste en el Cielo y el mismo día en que el infierno explota en ira; todo depende del punto desde donde se viva. Lo que si es seguro desde cualquier punto de vista, es que ese Día todo cambio; a partir de ese día ya nada seria igual; el infierno sabría que sus días estan contados y que ya no importa que haga, el dolor y la vergüenza los esta aguardando, el Cielo demostraría el nuevo standard del verdadero Amor y Dios se sacrificaría por Su creación, y por otro lado todos los seres humanos podríamos cantar con jubilo “…¡somos Salvos, no moriremos eternamente, porque hoy nos ha nacido un Salvador!”

Ahora comprendo tres cosas:

1. Porque Dios nunca estableció la Celebración del nacimiento de Jesús en la tierra: porque fue el día mas triste del Cielo. No era razón de Celebración sino de reflexión, la Celebración vendría después, cuando Jesús regresaría triunfante al Cielo después de haber resucitado. ¡Allí si que habría Fiesta!

2. Que ese día, satanás murió y el mundo de tinieblas perdió todo su poder. Desde este día, toda enfermedad, crisis, soledad, escasez, depresión, vicios, tentaciones y la misma muerte serian radicalmente eliminados, desde ahora el Nombre de JESÚS tiene el poder de sanar, libertar y prosperar; desde este segundo los demonios tiemblan ante el Nombre de Jesús.

3. La aberración que significa para Jesús el que pongamos imágenes en nuestros negocios, comercios y hogares de un barbudo vestido de rojo, o de una mujer a la que se le atribuyen Milagros que solo El puede hacer, o lo peor de todo…ignorar que la razón de la Fiesta es El; y es que no es para menos, hablamos del día mas significativo de Su Vida.

El Verdadero Cumpleañero

Diciembre llego y no veo a Jesús por ningún lugar. NO estoy de acuerdo con la navidad, porque Jesús no está en ella; veo arboles, veo regalos, veo ofertas pero no veo a Jesús. Veo convivios, veo luces de colores, veo dinero, pero no veo a Jesús. Veo a un viejo barbudo vestido de rojo, veo duendes y renos, veo licor y música, pero no veo a Jesús. 

Es increíble, pero el Cumpleañero no fue invitado a la fiesta.

Su vamos a celebrar el Nacimiento de Jesús hagamoslo bien. Con Agradecimiento y Adoración a Dios genuina; asegurándonos de no “iniciar la Fiesta” sin el Cumpleañero, y eliminando cualquier ídolo de “santos”, mujeres, o viejos barbudos en trineo, que pretendan usurpar el lugar que solo Aquel que tuvo la valentía y el Amor de realizar un autentico viaje Celestial para Salvarnos se merece. 

FELIZ NAVIDAD DESDE EL CIELO.

Suscribete para recibir mis nuevos articulos en tu Email

suscribirse_boton

Quiero apoyarlos con un Donativo

DONAR

Sigue leyendo: Profecía Divina 2016, Regalos para ti y tu familia, y Quiero apoyar el ministerio del pastor Rivas

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s