El tenebroso juego que destrozó mi inocencia, y aumentó mi inteligencia.

Mi horóscopo decía que seria un buen día.
Mientras me motivaba a hacer lo que fuera para conseguir lo que quería.
Pensé que solo era un juego inocente.
Nunca considere que fuera algo indecente.
Caí en la trampa sutil y dulcemente.
Sin imaginar que destrozaría por completo mi alma y mi mente.

Los disfraces eróticos fueron colocados sobre nuestra piel.
Así que salimos hacia la calle congelada como hiel.
El ambiente cargado de marihuana, dulces y ansiedad.
No hizo mas que intensificar nuestra mala conducta y maldad.
Por muy extrañas y desconocidas razones, solo anhelábamos intensificar nuestras emociones.
Drogas, luces y calaveras no fueron suficientes.
Parecía que el especial día había hechizado nuestras mentes,
mientras una mujer hizo su aparición extrañamente,
y nos ofreció algo divertido para vivir mas intensamente.
“Hoy es día de venganza, alegría y maldad” dijo calladamente,
así que hagamos algo que satisfaga nuestra alocada mente.

Cualquier otro día hubiera dicho NO a semejante invitación.
Pero había “algo” ese día que cautivaba mi corazón.
“Algo” que provocaba en mi ser, una desenfrenada emoción.

Palabras mágicas, corazones rotos y un poco de sangre.
Mezclados con guija, semen y un poco de vinagre.
Parecía la idea perfecta. La venganza ideal.
Parecía que mi juego de niñas tendría un dulce final.
Me encantaba la idea de cruzar la linea entre el bien y el mal.

Confié en mi venerada televisión.
Ella siempre me dijo que era algo moderno, inocente y lleno de diversión.
Anhele saciar mi curiosidad y mi morbo.
Y al mismo tiempo calmar mi deseo de venganza y eliminar a ese “estorbo”.
Guija, tarot o tener sexo con “san simón”.
O cortar un mechón de su cabello y ponerme un rojo calzón.
Haría lo que fuera necesario para lograr lo que quería mi corazón.

Diez minutos bastaron para abrir la puerta.
Diez minutos bastaron para arruinar mi vida completa.
En un momento me adentre al mundo desconocido.
Ese mundo que te ofrece libertad, poder y todo lo parecido.
“ahora seras de satanas” fueron sus palabras.
Y con una carcajada acepte diciéndole “abracadabra”.
De todos modos no creía en “personajes imaginarios”.
De todos modos pensé que ya vivía el mismo “infierno” cada día de mi calendario.

“demonios” me parecía una palabra para retrasados mentales.
E “infierno” me parecía un cuento de hadas escrito para niños de tiernas edades.

“El hechizo esta listo” grito la mujer radiante.
Sin imaginar yo lo que me vendría por delante.
Pesadillas, miedos y confusión.
Fue el único saldo de esa mala decisión.
Sombras nocturnas devoraban mi noche.
Mientras mi mente era atormentada de día y de noche.
Hasta ese momento comprendí con gran desilusión.
Que todo ese día había sido una total equivocación.
Y por primera vez en mi vida comprendí la palabra “maldición”.
Mi vida maldita estaba.
Y no podía avanzar ni escapar por mas que lo intentaba.
Había sido seducida por esos seres que siempre negué que existían.
Pero que ahora me hacían tener pensamientos suicidas.
Y habían convertido mi vida en una brutal porquería.

Ahora mi cuerpo a cambio de drogas vendía.
Confieso que considere la muerte como mi única salida.
Tome la navaja y con decisión en mi cuerpo la hundía.
Pero algo dentro de mi no había muerto todavía.
¿Razón? ¿Corazón? ¿Motivación?
No lo se. Lo único que sé es que mi vida tuvo un completo cambio de estación.
Él apareció y transformo por completo mi corazón.

Mi mente recordó la asombrosa promesa.
“Si pides con Fe a Dios, Él te libertara sin importar cuanto tiempo lleves presa.”
Mis labios temblorosos gritaron con desesperación.
Palabras sin sentido pero nacidas del corazón.
Palabras tan poderosas que resolvieron mi situación.
Palabras que Él contesto rápidamente y sin vacilación.

“Te Amo. Tengo un Plan maravilloso para ti y te he preparado una salida.”
Fueron las hermosas palabras que cambiaron por completo mi vida.
“No temas. En el Nombre de JESÚS echaras fuera demonios.”
Fueron las palabras que me dijo y que se convertirían en mi Testimonio.
Creí y con valor hable.
Y toda la maldición de mi vida se fue.
El diablo quería usar los videojuegos de horror, la guija y halloween para destruir mi felicidad.
Pero Jesús uso Su Amor para devolverme a la realidad.
Ahora soy lo suficientemente inteligente para distinguir entre el bien y el mal.
Ahora soy lo suficientemente inteligente para escoger a Dios sobre todo lo demás.
Antes pensaba que a nadie le importaba mi vida.
El mundo me mintió. Yo sí tenia una Salida.
Ahora vivo confiada y llena de Verdad.
Su Amor fue la “poción” que me dio la verdadera Felicidad.
JESÚS fue el Nombre que me trajo la verdadera Libertad.

Siempre grite tres cosas acerca de los demonios, las películas de horror y halloween:
“es un juego”, “es divertido”y “es una total tontería”.
Pero ahora he cambiado por completo mi teoría.
Ahora mis labios gritan la Verdad que trae Libertad a tu vida:
El halloween no es algo “inocente y divertido”, es un culto a la muerte, a la maldad y a satanás.
El tarot, los hechizos de amor y la guija son puertas demoníacas que el diablo usa para ingresar a tu vida y maldecirte.
Las películas de terror son contrarias a Dios porque promueven maldad, brujería y muerte, y Dios es Amor, ciencia y vida.
JESÚS es el único Nombre que te da liberación,
y entonces, Dios con Amor cumple los anhelos de tu corazón.

Suscribete para recibir mis nuevos articulos en tu Email

suscribirse_boton

Quiero apoyarlos con un Donativo

DONAR

Sigue leyendo: Immpulso Social y Quiero apoyar este ministerio

2 comentarios en “El tenebroso juego que destrozó mi inocencia, y aumentó mi inteligencia.

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s