2 cosas que nadie ha dicho acerca de los virus del vih, zika y ébola.

Hay dos realidades bíblicas y científicas sobre el vih, zika y ébola que nadie ha dicho, y que amplían nuestro conocimiento sobre la causa y medicina de los virus mortales: 

1. LOS VIRUS NO SON ENVIADOS DEL CIELO

La enfermedad no debería existir sobre ningún ser humano en el siglo 21. Fuimos creados para vivir en libertad completa, sin rastro alguno de dolor o malestar, en el Plan Divino para la humanidad no existe nada distinto a sanidad completa perpetua. El caos mundial actual es solo consecuencia de no dirigir nuestras decisiones basados en las inteligentes leyes de nuestro Creador.

Vih

Dios es claro en hablarnos sobre nuestras relaciones sexuales en el siglo 21 para evitar virus como el Sida:

“Pongan en práctica Mis leyes y decretos. El hombre que los cumpla, vivirá. Ningún hombre debe acercarse a una mujer de su propia familia, ni ninguna mujer debe tener sexo con alguien de su propia familia. No tendrás relaciones sexuales con tu madre ni padre, hermana(o), media-hermana(o), nieta(o), tía(o), nuera, yerno, ni tengas relaciones sexuales con una mujer y su hija o nieta al mismo tiempo,  esa es una conducta depravada, pues son de la misma sangre. No te unas con la hermana de tu esposa, ni tengas relaciones sexuales con ella mientras tu esposa viva, para no crear enemistad entre ellas. No tengas relaciones sexuales con una mujer en su período de menstruación. No forniques con la mujer de tu prójimo, para que no te hagas impuro por esa causa. No entregues a ninguno de tus hijos como ofrenda al dios Moloc. No ofendas así el nombre de tu Dios. Yo soy el Señor. No te acuestes con un hombre como si te acostaras con una mujer. No tengas relaciones con alguien de tu mismo sexo, Ése es un acto infame. No te entregues a actos sexuales con ningún animal, para que no te hagas impuro por esa causa. Tampoco la mujer debe entregarse a actos sexuales con un animal. Eso es una infamia. No se hagan impuros con ninguna de estas cosas.” DIOS. | Levítico 18:1-24

Debemos evitar la homosexualidad, adulterio, incesto, poligamia, bisexualidad, fornicación, pedofilia, sexo con animales, sexo anal…, Dios es claro al extremo, ¿cómo pues, elegimos desobedecer leyes tan claras y sencillas, y por esa razón estar experimentando virus mortales? 

Decidimos desobedecer abiertamente el guardarnos vírgenes al matrimonio, evitar el libertinaje sexual, y el evitar todo contacto sexual homosexual, y el resultado se llama SIDA. El SIDA es solo la consecuencia de alejar al Creador de nuestra sexualidad diaria. ¿como pretendemos vivir una sexualidad desenfrenada y alejada de la bendición de Dios, y no sufrir consecuencias negativas? ¿Cuanto mas tardaremos en darnos cuenta que los mandamiento de Dios NO son “opciones religiosas sin propósito”, sino leyes sabias que aseguran nuestro futuro?

Ébola y Zika

Así mismo, Dios es claro en hablarnos sobre nuestro trato con animales, y con las aguas de ríos contaminadas por estos, para evitar virus como el Ébola:

“Hablad a los hijos de Israel y decidles que podréis comer cualquier animal que tiene pezuñas partidas, hendidas en mitades, y que rumia, a excepción de: camello, conejo, liebre y cerdo. No comeréis la carne de éstos, ni tocaréis sus cuerpos muertos; serán para vosotros inmundos. De todos los animales acuáticos podréis comer éstos: todos los que tienen aletas y escamas, tanto de las aguas del mar como de los ríos. Pero todos los que no tienen aletas ni escamas, tanto en el mar como en los ríos, así como cualquier otra criatura acuática y cualquier otro ser viviente que hay en el agua, serán para vosotros detestables, no comeréis su carne y detestaréis sus cuerpos muertos. De las aves, las que detestaréis y no comeréis por ser detestables son: el águila, el quebrantahuesos, el azor, el falcón y el milano, según sus especies; todo cuervo según sus especies; el avestruz, el corvejón, la gaviota y el halcón, según sus especies; la lechuza, el somormujo, el búho, el calamón, el pelícano, el gallinazo, la cigüeña y la garza, según sus especies; la abubilla y el murciélago. Ademas, todo insecto alado que se desplaza sobre cuatro patas os será detestable. Pero de entre todos los insectos que se desplazan sobre cuatro patas, y que tienen piernas unidas a sus patas para saltar con ellas sobre la tierra, podréis comer los siguientes: Comeréis la langosta según sus especies, el langostín según sus especies, el grillo según sus especies y el saltamontes según sus especies. Todo otro insecto alado de cuatro patas os será detestable. Entre los animales que se desplazan sobre la tierra, éstos os serán inmundos: la comadreja, el ratón y la tortuga, según sus especies; el camaleón, el cocodrilo, el lagarto, la lagartija y el calamón. Todo reptil que se desplaza sobre la tierra es detestable; no será comido. No comeréis ningún animal que se desplaza sobre su pecho, ni ninguno que se desplaza sobre cuatro o sobre muchas patas—todo el que se desplaza sobre la tierra— porque son detestables. Por ellos quedaréis impuros; cualquiera que toque sus cuerpos muertos quedará impuro hasta el anochecer. Cualquiera que cargue algo de sus cuerpos muertos lavará su ropa y quedará impuro hasta el anochecer. No hagáis detestables vuestras personas por causa de ningún reptil. No os contaminéis con ellos, ni os hagáis impuros por causa de ellos. Porque yo soy Jehova vuestro Dios, vosotros os santificaréis; y seréis santos, porque yo soy santo.” – DIOS. | Levítico 11:1-47 

Debemos evitar el cerdo, tortuga, murciélago, insectos, reptiles, búho, ratones…, Dios es extremadamente claro en indicarnos que animales no son para comer, y cuales no debemos aún ni acercarnos a ellos, ¿cómo pues, elegimos desobedecer leyes tan simples y claras, y por esa razón estar experimentando virus mortales? 

El virus del Ébola, así como el virus haantan o la gripe aviar, se introdujeron en la población humana como consecuencia de un contacto estrecho con la sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de animales infectados cerca de ríos y fuentes de aguas, esto es una muestra mas de que nuestra relación con los animales no debe ir mas allá de la establecida por Dios. 

Los animales y los seres humanos NO tienen comparación, los humanos fuimos diseñados a Imagen y Semejanza de Dios Todopoderoso, y los animales tienen funciones especificas y muy limitadas, algunos nos sirven para comer, otros no; algunos pueden mantenerse cerca de nosotros, otros no; el mayor insulto es pretender asemejarnos a un mono, decir que un animal puede ser tan inteligente como un humano, o peor aun, usar animales para tener relaciones sexuales, cualquier opción fuera del plan Divino para los animales provocara mas “ébolas” y pestes en todo el mundo. Los virus no son algo “natural”. Lo que produjo la existencia de enfermedades y virus, es tolerar y apoyar lo que Dios llama pecado. Dios NO creó el Zika, Él puede Sanar el zika. Dios no envió el Sida, Él puede sanar el Sida. La clave se llama Arrepentimiento. Es vital que transmitamos a nuestras generaciones la Palabra de Dios, y la autoridad que tiene sobre nosotros, es la única manera de asegurarnos un futuro. 

El libertinaje sexual provocó Sida, la desobediencia a Dios provocó Ébola; arrepentirnos sanará el planeta. Pareciera olvidarsenos lo obvio: el Zika y el Sida son solo la consecuencia de desobedecer las leyes Divinas sobre sexualidad, biosfera y ecosistema, si la humanidad con humildad siguiera Sus mandamientos y sabias leyes, no tendríamos enfermedades, crisis ni muertes producidas por nuestra negligencia y testarudez.

2. EL SIDA, EL ZIKA Y EL ÉBOLA, SÍ TIENEN CURA

La sola palabra “zika, “cancer” o “sida” es sinónimo de muerte. El problema es que se clama por que se elimine la enfermedad, pero no para que se elimine “la fuente” de la enfermedad. El problema es que se clama por sanidad, y no por Santidad. El problema no es el zika ni el sida, el problema es el pecado, porque mientras sigamos desobedeciendo a Dios seguiremos experimentando nuevos “zikas” y “sidas”.

La solución contra el Sida no se llama “condón”, se llama Santidad.

Pero la religión solo da “recetas y rituales”. La medicina no tiene respuestas para esto. Los Científicos no llegan al nivel requerido. “No hay vacuna” afirman. “Nada podemos hacer” dicen. Las instituciones sociales solo se dedican a cuidar al enfermo, aún sabiendo que no pueden detener lo inevitable. Sus acciones están cargadas de cariño pero faltas del PODER para sanar. Ante el sida y el zika la ciencia dice: “no hay cura”, y la religión guarda silencio, pero Jesús dice: “Ven, Yo puedo Sanarte hoy.” 

Hace 2016 años Dios proveyó la medicina contra el zika, sida, ébola, cáncer y toda enfermedad; se llama JESÚS, y una sola “dosis” sana COMPLETAMENTE tu vida. De la misma manera en la que diariamente sana tumores, leucemias, parálisis o cegueras alrededor del mundo, así mismo, Dios puede sanar todas nuestras enfermedades hoy. 

Ya no mas tratamientos, necesitamos SOLUCIONES. Los que padecen estas enfermedades no necesitan prejuicios, rechazo o mas medicinas que “alivien su dolor” mientras siguen su rumbo a la muerte eterna; ellos necesitan Vida. Necesitan urgentemente que les hables de la Solución, la Fuente de la Vida, la Salvación eterna de su cuerpo, alma y espíritu…ellos necesitan urgentemente a JESÚS. Dios puede sanarnos y darnos la indispensable Vida Eterna HOY, si tan solo nos arrepentimos y Creemos firmemente en Jesús.

Suscribete para recibir mis nuevos articulos y novedades en tu Email

suscribirse_boton

Sigue leyendo: Centro de consejería integral, Mujer 360 grados, y Quiero apoyar con un Donativo.

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s