La carta de despedida del hombre que vendió a Dios por 25,000 dolares.

“Escribo esta carta momentos antes de partir, escribo estas líneas antes de ir al lugar sin retorno, quizá sea por remordimiento o quizá simplemente para darme el valor de irme, o quizá la escribo porque no quiero que me sigas.

“Yo lo entregué a las autoridades. Yo lo traicioné. Pero no lo hice con la intención de matarlo, yo pensé que se salvaría, pensé que usaría su poder y simplemente escapariamos luego juntos a seguir conquistando el mundo. Vamos, si era capaz de resucitar muertos y secar arboles de higos, era lógico suponer que escaparía fácilmente, nunca creí que lo condenarían, pensé que escaparía como siempre lo había hecho, yo sólo quería algo de dinero, sí sé que suena tosco, pero debía pensar en mi futuro, ¿es malo acaso pensar en el destino de mi familia e hijos? él desperdiciaba todo el dinero sin miramiento alguno, le dije que debíamos pedir una cuota de entrada a las reuniones, pero nunca aceptó, le dije que usaramos su poder de multiplicar alimentos para poner un supermercado en la ciudad, y así tendríamos efectivo para seguir predicando el mensaje que quería que compartieramos al mundo, pero siempre dijo “no, no es ese el camino”, pero la gota que derramó el vaso fue ese perfume… ese perfume me trastornó, costaba miles de dolares y esa mujer simplemente lo vació sobre su cabeza y pies, mientras él la alababa por su acción, yo perdi el control y grite “¡que desperdicio, ese caro perfume podría haberse vendido por muy buen precio y darle dinero a nuestra gente!” – pensé que tenía toda la razón para criticar esa acción ¿acaso no veía la pobreza de nuestro pueblo? ¿acaso no veía como el gobierno romano nos tenía hundidos en miseria? ¡ese perfume hubiera alimentado 30 familias por un año! ¿cómo poder permitirle seguir tirando el dinero así? yo tenía sueños, estaba dispuesto a seguirlo al fin del mundo pero anhelaba también un poco de placer en mi vida, estaba harto de no poder comer en restaurantes finos y vestir ropa de marca, quería viajar por el mundo y…¿por qué no? hasta presumir delante de esos soldados que siempre nos menospreciaban, además, el dinero da poder y nosotros lo necesitabamos, si en verdad ibamos a devolver la gloria al pueblo y destruir al gobierno, necesitabamo dinero… ese maldito papel que todo lo compra, hasta las vidas humanas.”

“Siempre me sentí más inteligente que los demás, siempre pensé que los demás erán demasiado ignorantes y que en el nuevo reino que estabamos formando no podían formar parte a menos que pensarán de forma mas realista, ellos pensaban sólo en repetir lo que él decía, y se olvidaban de todo lo demás: comida, vestuario, armas, soldados, un campamento….todo eso cuesta dinero, y ellos planeaban vencer roma con canciones y libros antiguos, sé que él hace milagros increíbles, nunca lo negué, pero para establecer un nuevo reino necesitaríamos más que paraliticos caminando, ciegos viendo y peces multiplicados.”

“Por eso fui ante las autoridades. Por eso les ofrecí mi ayuda. Por eso perdí el control. Por eso me atreví a ofrecerles su vida. Por eso lo traicioné. Por eso lo vendí. “¿Qué están dispuestos a darme para que yo se los entregue?” pregunté. Y ellos me pesaron treinta piezas de plata.

“Deben comprenderme un poco al menos, eran treinta monedas de plata, ¡treinta! ¡de plata! nunca había visto tanto dinero en mi vida, era la posiblidad que necesitabamos, era la oportunidad de ensanchar el ministerio y adquirir el arsenal para la verdadera conquista del reino, era la oportunidad de mi familia, era la oportunidad de los Doce. Era mi oportunidad de dejar de ser un “don nadie”. Era una oportunidad.”

“Sabía donde se encontraría y conocía como llegar rápido hacia allí. Lo entregué con un beso. Los Doce intentaron defenderlo, pero todo parecía preparado de antemano, pues lo encarcelaron, juzgaron y condenaron en menos de 24 horas. Yo lo llevé a esa cruz. Yo lo crucifiqué.”

“Pero sé que no terminó allí. Y quizá por eso escribo esta carta de despedida.”

Me he enterado que Él ha resucitado, y ahora los Doce son hombres prósperos y poderosos, tienen un poder real no humano, tienen poder sobre la vida y la muerte, sobre la salud y la enfermedad, y sobre la escasez y la riqueza, pero lo increible es que es ilimitado, la sanidad no escasea, ni el dinero, ni la paz ni el poder, tienen todo lo que yo quise, todo lo que yo quería tener y que perdí por 25,000 dolares. Los Doce están conquistando la nación, y no usan metodos humanos. Sus nombres están siendo escritos en libros contando las historias que producen en las naciones vecinas, sus nombres serán recordados de generación a generación y mi nombre no figura entre ellos. Y mi nombre hubiera también podido estar allí. Yo también fui una vez su Discípulo.

“Pero cambie la verdad por la mentira, la vida eterna por el placer temporal, cambie ser parte de los héroes que marcarían la historia y el nuevo rumbo de la humanidad, y lo cambie a Él… por dinero. ¡Daría todo por volver a sentir Su abrazo una vez más! ¡Daría todo por volver a escuchar tres minutos de Sus enseñanzas! ¡Daría todo por ser parte de Sus Discipulos otra vez! Ahora sé que estaba equivocado… ahora sé que yo fui un completo idiota, y los demás tenian un nivel espiritual que jamás siquiera imaginé posible lograr, ellos entendieron lo que yo no entendí hasta hoy: ellos amaban a Dios más que al mundo, y yo amaba al mundo más que a Dios, esa era nuestra diferencia, ellos sabían quien era Él realmente y eso lo cambiaba todo. Él para mí siempre fue un buen líder, poderoso y milagroso, pero nada más… y ese fue mi error, el error que me costo mi entrada al cielo y mi propia vida que hoy termina… no sigan mis pasos, no amen el dinero, amen a Jesús, no vean las cosas con ojos humanos sino con ojos espirituales, no vayan al infierno sino al Cielo, no me sigan a mi, siganlo a Él, sigan a Jesús.” 

“Me llamo Judas Iscariote y vendí a Dios por 25,000 dolares.” 

“He pecado entregando sangre inocente.”

“Amé el dinero más que a Dios.”

“Estoy arrepentido.” 

“Y voy a ahorcarme ahora.”

“No me sigas.”

Mateo 27:3-5

Suscribete para recibir mis nuevos articulos en tu Email

suscribirse_boton

Quiero apoyarlos con un Donativo

DONAR

Sigue leyendo: 2 respuestas bíblicas y científicas sobre la robofilia, los muñecos sexuales y el sexo con robots, y ¿Alejandro Rivas?.

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s