2 respuestas científicas y bíblicas sobre la ideología de género.

El género no es un sentimiento sino un hecho biológico y espiritual

Ser hombre o mujer no es un sentimiento, es un hecho. La ideología de género pretende sanar un problema psicologico interior con una cirugia exterior, es más, pretende sanar un pecado con libertinaje, y eso es absurdamente retrograda. Si un niño me dice que quisiera ser niña, debo inmediatamente tratar su área emocional y espiritual, no llevarlo a un hospital a que le mutilen su genital y pongan una vagina, tal acción sería un total maltrato infantil, la niñez necesita GUÍAS Y MENTORES, no que los dejen hacer lo que sienten o quieran en un momento determinado y luego lavarnos las manos gritandoles que fueron ellos mismos los que quisieron pretender ser alguien que nunca fueron. Eso es grotescamente inmaduro.

La ideología de género aumenta en un 500% los conflictos psicológicos en niños; enseñarla en las escuelas es crimen y maltrato infantil.

Entre los postulados de la ideología de género, está la afirmación de que las características físicas no determinan quién es una persona como hombre o mujer; la aseveración de que el género es simplemente una “construcción social”; y la noción de que la elección personal es suficiente para determinar el género de una persona, pero ser hombre o mujer no es algo social ni cultural, sino algo interior innato en el ser humano. La ideología de género es totalmente contraria a nuestra realidad biológica, neurológica, bíblica y espiritual. Basta con dejar a un niño sin enseñarle nada de su género y de todos modos crecerá pensando como niño, lo que pretenden con esta ideología es probar a educarlo como niña y confundir así su mente y corazón, si ensuciamos la mente con pronografía, tenemos violaciones y fetiches sexuales, si la ensuciamos con cine de odio, tenemos bullying y venganza, y si la ensuciamos con ideología de género tendremos confusión sexual, infelicidad y muerte eterna.

A un niño no se le enseña a ser niño, el niño simplemente siente y piensa como niño, y asi mismo la niña, siente y piensa como niña, el hombre tiene arraigados maneras de sentir, pensar y reaccionar distintas a la mujer, la innerente feminidad y masculinidad son la muestra clara de que existe un diseño irrompible integrado dentro del ser humano que lo identifica como hombre o como mujer, puedo pretender educar a una niña como hombre, pero jamás podré cambiar su esencia femenina. ¿por qué? porque el sexo, el género y la misma vida es espiritual y lo espiritual no puede “cambiarse”. Según los estudios científicos el cerebro siempre registrará los nervios genitales como procedentes de su órgano de origen, los nervios conectados a una vagina siempre se registrarán con el cerebro como una vagina, incluso si ahora son parte de un pene construido quirúrgicamente y viceversa, pues nuestro cerebro reacciona al género al cual pertenecemos por creación Divina. 

El hombre posee un cuerpo, mente y espíritu masculino, y la mujer posee un cuerpo, mente y espíritu femenino. Cambiarse de género es imposible. No existe eso de “diversidad de género”, Dios creó género masculino y femenino, lo distinto a eso es pecado. El problema es ignorancia, ignoramos lo que es realmente el sexo y por eso menospreciamos esa unión pensando que se trata de deseo y genitales; ignoramos lo que es el género y por eso soñamos con ideas de ciencia ficción como la ideología de género mientras nos decimos “que somos avanzados”, pero no es cierto, simplemente somos ignorantes. Nos falta educación, pero no educación humana, sino espiritual; educación directa de nuestro Creador, en resumen: educación Divina.

Dios no se equivoca: si naces con pene eres hombre y si naces con vagina eres mujer. La ideología de género es mentira. Es así de simple.

El género viene de Dios, la ideología de género viene del diablo

Los libros sobre idelogía de género no son contra la discriminación lgbt, ni tampoco sobre protección humana, sino sobre promoción e imposición de una determinada ideología, son manuales para promover e imponer una creencia. Los libros sobre ideología de género deberían catalogarse bajo el asunto “ciencia ficción”, “delitos contra la niñez”, “publicidad gay” o “mentiras satanicas”.

Es contradictorio y absurdo que quieran legalizar una ley que empuja a un niño a ser homosexual, pero que vuelva ilegal intentar ayudar al homosexual que quiere dejar de serlo.

¿No les parece extraño esa “necesidad apremiante” de “liberar” la sexualidad humana? esto no es acerca de derechos humanos, sino de planificación satanica, el diablo está preparando su terreno para entrar a iniciar el apocalipsis y el ser humano como siempre, le está entregando todo en bandeja de plata. El activismo LGTB esta siendo dirigido (consiente o inconsientemente) por satanás, cuya meta es destruir el diseño de Dios y abrir camino al antiCristo que según estudios bíblicos tiene altas probabilidades de ser gay.

El hombre y la mujer no son iguales. Los hombres fueron diseñados para hacer cosas de hombres, y las mujeres para hacer cosas de mujeres, si una de las dos piezas falta o quiere hacer lo que hace la otra pieza, el rompecabezas deja de servir. Nuestra pareja idónea seguirá siendo del sexo contrario al de nuestro nacimiento, aunque nos cambiemos los genitales. Cada género tiene tiene un propósito divino distinto que cumplir; es Dios quien nos creó y no nosotros a nosotros mismos.

Si tan sólo los hombres cumplieran su propósito divino de seres masculinos, y las mujeres su propósito de seres femeninos, el mundo avanzaría y se sanaría.

La ideología de género es una aberración delante de Dios pues pretende desafiar Su diseño y decirle que es el mismo ser humano quien se “define”. Es orgullo puro y como tal terminará igual que satánas: echado del cielo para siempre. El ser humano no “decide” su género ni puede “cambiarlo” pues ya nacemos con una identidad física, génetica y espiritual definida por Dios. Tu simplemente puedes conocer quien eres y cumplir tu rol y tu propósito. El humano sueña con poder hacer lo que se le antoje sin consecuencias, pero la clave es autoridad, el ser humano no es la autoridad, sino DIOS, cuando entendemos lo básico lo demás simplemente se pone en su lugar y avanza.

La Biblia deja muy claro en Apocalipsis, Romanos, Levítico, Judas, 1 Corintios, Pedro…, que la ideologia de género LGBT es pecado. Para asegurar un buen futuro para los niños necesitamos enseñarles la Biblia, no la ideología de género. 

Sin leyes sólo impera el caos, y del caos jamás saldrá algo positivo.

Suscribete para recibir mis nuevos articulos en tu Email

suscribirse_boton

Quiero apoyarlos con un Donativo

DONAR

Sigue leyendo: 2 respuestas bíblicas y científicas sobre la robofilia, los muñecos sexuales y el sexo con robots, y ¿Alejandro Rivas?.

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s