Cómo escuchar la voz audible de Dios.

Dios me habló.
No, no lo “sentí en mi corazón”.
No, no fue un sueño.
Tampoco fue mi propia conciencia.
Escuché Su voz audible.
Clara y contundente.
Para serte honesto no fue cómo lo imaginé.
No hubieron truenos ni dragones echando fuego.
No hubieron presentaciones solemnes.
Tampoco hubieron leyes apocalipticas.
Sólo conversamos. Literalmente.

Luché para que este momento llegara.
Ayune 40 días.
Memorice la Biblia completa.
Fuí 7 días a la semana a la Iglesia por 10 años.
Pero nada pasó.
Siempre deseé que ocurrierá.
Siempre indagué la manera oculta de lograrlo.
Consulté a muchos teólogos de renombre.
Pero al final fue Él quien tomó la iniciativa.
Fue Él quien inició la conversación.
Debo confesarte que Él no es como me enseñaron.
Debo confesarte que Él no es como lo imaginaba.
Sinceramente te confieso que rompió todos mis esquemas.
Por primera vez estuve con ÉL.
Mi propia cita privada con el Creador del universo.
No me habló de historia ni de guerra.
No me habló de leyes ni de visiones.
Tampoco me dibujó un corazón colorido.
Simplemente me contó Sus planes y respondió mis inquietudes.
Él dejó de ser un Dios lejano para ser mi Padre cercano.
Él dejó de ser letras escritas para ser palabras habladas.
Y lo mejor: dejó de ser un concepto teórico para ser una realidad viva.
Empecé a reconocer “Su estilo”.
Empezé a reconocer cómo piensa.
Y sobre todo empecé a reconocer cómo actúa.
La manera en la que actúa en mi vida, y lo que espera de mi.
La manera en la que actúa para llamar nuestra atención.
Y sobre todo la manera en la que actúa para corregirnos.
Su guia se vuelve real más allá de las letras de un libro.
Más allá de los cantos de una Iglesia.
Más allá de imágenes sacadas de cuentos religiosos infantiles.
Y mucho más allá de lo que la mente humana imagina.
Y descubrí lo más insólito:
Su guia no se limita a temas espirituales.
El saber que puedo contar con Su guía en temas emocionales o familiares,
El saber que puedo contar con Su guía en temas financieros o científicos,
El saber que puedes conversar sobre el cambio climático, tu pareja idónea y ese dolor que sientes en tu riñon izquierdo, y obtener Su sabiduría para actuar, es algo…
Impresionante. Inigualable. Anti-religioso.
Por decirlo de algún modo.
Él sabe cuando necesitas un abrazo, y sabe cuando necesitas ser confrontado por tu error.
Él comprende que tienes límites humanos y también sabe cuando puedes dar un poco más de ti.
Él sabe cuando actuar y cuando esperar.
Es inauditamente PERFECTO.

Me asombró Su sabiduría.
Me asombró Su santidad.
Me asombró Su amor.
Pero lo que más me asombró fueron sus palabras.
Entender que Su presencia no se limita a sentirlo con mi piel.
Entender que Su presencia no se limita a ver Sus milagros.
Sino entender que mis oidos pueden escucharle hablar.
Creemos que Dios nos escucha.
Pero dudamos de que nosotros podamos escucharle a Él.
Creemos que de “alguna mágica manera” nuestra voz llega al tercel cielo y es escuchada por Dios.
Pero dudamos de que esa “misma mágica manera” permita que Su voz llegue a la tierra y sea escuchada por nosotros.
Creemos en la comunicación para arriba, pero no para abajo.
Quizá por eso Dios nos envió a Su Santo Espíritu.
Quizá por eso Jesús nos aclaró que Espíritu Santo nos hablaría para recordarnos Sus enseñanzas y para decirnos lo nuevo que Dios quería que supieramos en estos últimos días.
Quizá por eso Él me ordenó recordarte Su realidad.

1. Sentir Su toque sobre la piel es posible.
2. Ver Su poder actuar en milagros es posible.
3. Oler Su presencia es posible.
4. Escuchar Su voz audible es posible.
Nos enseñaron a aceptar las tres primeras.
Pero nos negaron el acceso a la cuarta.
Nos felicitan si logramos las tres primeras.
Nos critican si logramos la cuarta.
Nos ofrecen el liderazgo si predicamos de las tres primeras.
Nos ofrecen el manicomio si predicamos de la cuarta.
Porque seguimos pensando en Dios como “algo” y no como Alguien.
Pero no te escribo para contarte lo que me ocurrió.
Te escribo para decirte que puede ocurrirte a ti también.
Te escribo no para contarte lo que Él me dijo.
Te escribo para que tú sepas que puedes escuchar lo que Él dice.

¿Lo quieres Bíblico?

Adán. Abraham. Saulo de tarso.
Oseas. Isaías. Juan.
Jesús de nazareth.
Todos ellos seres vivos sobre la tierra escuchando audiblemente la voz de Dios.

¿Lo quieres espiritual?

Tenemos sentidos humanos y espirituales.
Tenemos vista, tacto, olfato, gusto y oído, espiritual y humano.
Somos espíritus no cuerpos.
Somos espíritus habitando temporalmente un cuerpo.
Aprendimos a usar sólo los sentidos del cuerpo y olvidamos nuestros sentidos.
Debemos aprender a usar nuestros verdaderos sentidos. Esos sentidos que usaremos por la eternidad cuando este cuerpo muera y nosotros sigamos existiendo en la presencia de Dios.
En el cielo escucharemos, veremos y palparemos a Dios, Su trono, las calles de oro, los arboles frutales y nuestras moradas celestiales.

¿Lo quieres científico?

Le llaman percepción extrasensorial.
Le llaman “sexto sentido”.
Pero no es más que el primero de los sentidos espirituales.
Los sentidos que nos permiten ir “mas allá” de los sentidos naturales.
Tocar lo que el tacto no puede tocar.
Ver lo que los ojos no pueden ver.
Oir lo que los oidos no oyen.
Son los sentidos superiores a los sentidos naturales.
Y debemos aprender a usarlos.
Entre más tiempo pasamos con Dios, más se desarrollan nuestros sentidos espirituales.
Entre más tiempo pasamos con Dios, más podemos ver, oir y sentir espiritualmente.
Escuchar la voz de Dios no es algo “anti-Bíblico”.
Escuchar la voz de Dios no es una “locura”.
Escuchar la voz de Dios no es “un premio” para gente perfecta.
Escuchar Su voz audible es bíblica, científica y espiritualmente posible.

¿Cómo escuchar la voz audible de Dios?

Escucharle requiere conocimiento, pasión y paciencia.
1. Conocimiento porque requieres saber que SÍ es posible.
2. Pasión porque requieres mostrarle tu genuino interés en conocerle.
3. Paciencia porque es Él quien decide el momento de su reunión.
Lo bueno es que Él nunca dice NO a quien le busca.
Él no rechaza a quien anhela oirle.
Quizá porque es Él quien anhela ser escuchado.
Escuchar Su voz audible es posible en la Oración.
Escuchar Su voz audible es la clave para conocerle y entenderle.

Porque Dios no es como las religiones enseñan.
Porque DIOS no es el Dios que conocemos.
Porque Dios es real.
Habla con Dios NO hasta que Él te escuche.
Habla con Dios hasta que tú le escuches a Él.

El propósito de mi nuevo libro “La realidad de Dios” es guiarte hacia Él. Directamente. Sin escalas. Sin intermediarios. Una reunión privada con Dios que cambiará tu vida. 

Más información del libro “La realidad de Dios”

¿Quieres entender el mundo espiritual? Inscríbete a dos clases gratuitas del curso Bíblico online “Experto en realidad espiritual”. Envíame tu email:

8 comentarios en “Cómo escuchar la voz audible de Dios.

  1. Hola , me llamo Paola y justo acabo de despertarme… y acabo de tener un sueño con Dios y así he tenido varios sueños en los que de alguna forma Dios me dice algo.
    Mi pregunta es.. cómo se que es un sueño departe de Dios y no de mi imaginación? Cómo puedo interpretarlo? Porque sé que DIos habla también a través de los sueños, pero a veces me confundo un poco.
    A veces me detengo un poco referente con lo que DIos me dice porque a veces porque no sé cómo hacerlo o cómo empezar.
    Sé que Dios tiene un llamado para mi y me lo ha mostrado.. pero no sé cuáles son los siguientes pasos. Pero hay momentos en los que me siento estacando y No sé que hacer, pero Dios sigue hablándome a mi corazón de otras cosas.
    Espero me pueda ayudar.. porque casi no me gusta hablar de mi y casi no busco ayuda en otras personas que tengo cercanas a mi. Porque a veces siento que no me entienden.
    Gracias y saludos

    Me gusta

    1. Hola Paola, no temas, Dios sí habla por medio de sueños y si es un mensaje de Dios, te quedará claro, y te será confirmado. No tenemos que saber hacerlo pues Él nos capacita, nuestra misión es Creerle. Pidele que te muestre lo que debes hacer, pidele guia y Él te responderá por amor como te ha hablado por sueños. Debemos aprender a rendirnos a Él, mientras queramos tener el control de los tiempos, de las cosas y de los llamados, perderemos todo. Te comprendo más de lo que te imaginas, si lo deseas, puedes escribirme también a pastoralejandrorivas@outlook.com

      Me gusta

  2. Hola soy de las personas casi no público o digo cosas por este medio u otro por q aveces pienzo q aveces los pastores o predicadores están ocupados en sus trabajos y no contestan los msjs. son la una de la mañana y no puedo dormir ya q hay algo q me acongoja, casi toda mi vida ha sido un caos y me he preguntado si en realidad Dios me ama, desde q tengo uso de razón toda mi vida he estado sufriendo, se q Dios existe y q el es bueno pero pienzo q a el no le interés za mi vida ya q todo me sale mal e intentado superarme y no lo logro, perdi a mis padres desde muy pequeño y ahora q estoy casado y con tres hijos me sigue llendo mal por q asta separado de mi familia estoy soñe tantas cosas de niño y nada me salio. Le he rogadoa Dios q me saque de esta miseria y nada el otro día ore casi semi desnudó y le decia Dios mio así estoy delante de ti , sin ti no soy nada y la verdad ya spero q el me hable y nada ..me siento triste por eso por q sigo igual veo q otros prosperan inclusive hay algunos q asta mal hacem y les va bien . yo mas sin embargo tengo q esforzarme para darle de comer a.mis hijos . por eso he llegado a penzar q Dios se olvido de mi. Mi hijo el menor me dice papa quiero una sabrita y se me nubla la vista con lagrimas por q no tengo . tal es mi dolor y mi desesperacion q no se si esto lo lea usted aunque la verdad no lo conozco.. Pero si usted habla con Dios digale de mi.. Sabe enfrente de donde vivo hay unos perros callejeros cuando me vieron. La primera vez me ladraba. Casi todos los día les tiro las sobras de comida y ahora me menean su cola cúando me ven y sabe :(.. Cuando les doy de comer le digo a Dios en mi corqzon así soy yo como ellos esperando de tu misericordia ,yo no soy nada sin ti. Si usted lee esto por favor ore a Dios por mi q me ayude a salir adelante y ami familia no se cuanto mas podre soportar esto digale q me regale solo un minuto de su tiempo para hablar asi como hablo usted con el. Muchas gracias

    Me gusta

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s