Lo que aprendí bíblicamente de alguien que comía cerdo, tenía sexo con su perro y tenía de mascota un jabalí.

Existen tres cosas importantes bíblicas acerca de la relación entre humanos y animales, que deberías saber:

Lo que aprendí de comer cerdo:

Dios no creó a todos los animales para ser comidos: no es igual comer una serpiente a comer un pollo, no es igual comer un cerdo a comer una sardina, y no es lo mismo comer una medusa a comer una vaca; el primero no fue creado para alimento, el segundo sí. Nuestro deterioro físico y espiritual radica en gran medida en nuestro consumo de alimentos impuros, pues el evitar comer los animales que Dios no creó para comerse, nos permitirá eliminar cientos de virus y enfermedades mortales como el cisticerco, el cancer o el ébola, y mantener la pureza requerida para que Dios habite con nosotros.

El versiculo Bíblico: Levítico 11:1-47

Dios es puro y sólo habita en la pureza, por eso cuando liberó a Israel de Egipto para ser nuevamente nuestro Dios, estableció leyes claras con relación a nuestra relación con animales, porque Él anhelaba habitar nuevamente con nosotros Su pueblo, y eso no ocurriria mientras tuvieran relaciones sexuales impuras y estuvieran en contacto con animales impuros. Era el primer paso para la reconciliación fisica entre Dios y los seres humanos. Era el reinicio. Jesús no es nuestro permiso para seguir en lo impuro, Él no murió para que pudieramos seguir teniendo sexo ilicito, mintiendo y comiendo cosas impuras, sino para poder evitar el castigo de haberlo hecho.

La clave: permitir que sea Dios quien nos enseñe lo que podemos y no podemos comer, es la clave para sanar, prosperar y avanzar como especie humana.

Lo que aprendí de tener sexo con mi perro

Dios no creó a los animales para relacionarnos sexualmente con ellos. El sexo humano es fisico, emocional, génetico y espiritual, el sexo animal NO. Los humanos somos espíritus habitando temporalmente un cuerpo, los animales NO. El humano fue creado a imagen de Dios, los animales NO. Cuando alguien practica el sexo con animales no sólo corrompe su cuerpo sino también su espíritu y su alma, y se degrada al nivel de un animal, por lo que Dios abomina dicha práctica. 

El versiculo Bíblico: Levítico 18:22-24

El sexo no es un simple juego de placer, sino un poderosa unión espiritual en la cual se fusionan dos en uno para siempre, por lo que el poder bendecidor del sexo reposa en el diseño de Dios hombre + mujer en matrimonio, los otros re-diseños diabolico-humanos como la zoofilia, sólo nos maldicen genética, emocional, psicologica y espiritualmente.

La clave: Nuestros fluidos, el semen, los espermatozoides, el sistema reproductor, esta diseñado para usarse entre humanos, corromperlo con un animal genera aberraciones geneticas, nuevos virus mortales y nos hace abominables ante Dios.

Lo que aprendí de tener un jabalí como mascota

No todos los animales pueden ser nuestras mascotas, porque no todos los animales fueron diseñados para vivir junto a los humanos, algunos son para comer, otros para fabricar ropa, otros para ayudarnos en cacería, otros para ayudar al ecosistema, otros para apoyo en trabajo físico, y otros para acompañarnos. ¿te has preguntado para qué fué creado el perro? ¿cúal era su misión en la tierra ANTES de ser “domesticado” por el ser humano? ¿para qué fué creada la jirafa? ¿la hormiga o la ballena? ¿la mosca o el jabalí? ¿los gatos? de la misma manera en la que nosotros fuimos creados con un propósito colectivo (y otro individual), cada especie animal tiene un propósito en el diseño de Dios para la vida, alterar dicho propósito daña nuestro ecosistema, nuestra salud y nuestra relación con Dios.

El versiculo Bíblico: Genesis 2

Adán no le puso un simple “nombre” a los animales, sino fue autorizado por Dios para definir su pocisión dentro de la creación. La palabra griega usada es shem y kaw raw’ que significan: establecer una marca individual, nombre de identificación, proposito ideal para algo, ¿por qué crees que la Escritura nos cuenta que luego de definir el “nombre” de cada animal “no se encontró ayuda ideal para el hombre”? porque no se trataba de llamar ”águila“ al águila y ”conejo“ al conejo, sino en identificar el propósito que tendría dentro de la creación, y ahora se requería un nuevo ser (Eva), cuyo propósito sería ser la ayuda ideal del hombre.

La clave: debemos permitir que cada especie animal cumpla su propósito y diseño dentro de la creación, eso significa la orden de “cuidar la creación, prosperarla y dominarla” que Dios nos entregó en Genesis.

Conclusión

El progreso humano requiere que aprendamos que comer animales impuros, tener sexo con animales y domesticar animales cuyo propósito no es cohabitar con humanos, es una idea MUY mala.

Continúa leyendo “2 respuestas bíblicas y científicas sobre la robofilia, los muñecos sexuales y el sexo con robots”


12 cursos online sobre inteligencia espiritual

 

Quiero apoyarlos con un Donativo

DONAR

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s