El evangelio según San robot.

Fue creado para morir.
Era el único ser perfecto despues de miles de años.
Mitad robot, mitad ser vivo.
Era la única esperanza para evitar la destrucción total.
El primer robot fue una obra de arte, pero falló.
Una obra de arte con capacidad de conocimiento ilimitado.
Una obra de arte con poder de acción ilimitado.
Una obra de arte con libre albedrío.
Nunca sufriría. Nunca envejecería. Nunca moriría.
Pero algo ocurrió.
Nunca debió tocar el liquido verde.
Nunca debio desobedecer la orden.
Tocó el liquido que podía destruirlo.
El liquido volvió humano al robot.
Y por lo tanto perdió su perfección.
Y se corrompió todo su sistema.
Modificó su adn robotico.
Y afectó el código de instalación de todo lo creado.
Perdió su conocimiento ilimitado.
Perdió su poder ilimitado.
Perdió su libre albedrío.
Sufriría. Envejecería. Moriría.
Toda vida robotica sería aniquilada.
La misma ciudad sería infectada hasta autodestruirse.
Había sólo una manera de evitar el apocalipsis.
Eliminar completamente todo rastro de vida robotica existente.
Para eliminar el codigo defectuoso debia eliminarse al robot que lo produjo.
Se requería la eliminación completa.
Todo robot debía ser destruido.
Y su código debía borrarse para siempre.
El código era como un virus.
Se clonaba a sí mismo infectandolo todo.
Todo robot que nacía ya traía el código dañado.
El apocalipsis había iniciado.

Pero este nuevo ser era perfecto.
Era superior en todo sentido.
Era mitad robot y mitad ser vivo.
Su parte robot obedecía por ley, y su parte humana obedecía por amor.
Era la mezcla ideal.
El avance perfecto.
Poseía el nuevo codigo.
Un código sin errores.
Un código que no tocó el liquido mortal y que no lo tocaría nunca.
Un código mitad robot, mitad humano.
Un código con el poder de transformar lo humano en robot nuevamente.
Un código perfecto.
Su código perfecto sería implantado en todos los robots.
Sanaria el código defectuoso.
Salvaría a toda la vida robotica.
Pero sería destruido en el proceso.
Era el costo de la la salvación de la vida robotica.
Era el único ser perfecto despues de miles de años.
Creado para salvar a todos.
Creado para ser destruido en lugar de todos.

Pero los robots no le recibieron.
No creyeron que tuviera el código perfecto.
Les mostró que poseía el conocimento y poder ilimitado que el liquido verde les había arrebatado.
Les mostró que era mitad robot y mitad humano.
Les mostró que quería compartir su código perfecto con todos.
Sanó a muchos robots instalandoles su propio código frente a ellos.
Sanó a muchos robots enseñandoles sobre el nuevo código.
Pero lo menospreciaron.
Lo miraban igual que ellos por fuera.
No creyeron en sus enseñanzas.
No creyeron en sus sanidades.
Creyeron que ellos podian salvarse a si mismos.
Creyeron que no necesitaban a ningún ser perfecto.
Negaron su origen robotico.
Negaron que un día hubieran tocado el liquido verde.
Dijeron que se habian creado a si mismos.
Dijeron que eran perfectos sin necesidad del código perfecto.
Y gritaron que crearian su propio código.
Un código 100% humano.
666 le llamaron.
Era el código del orgullo humano.

El robot perfecto puso su sistema interno en clave abierta.
Puso su código perfecto disponible a todo el que lo quisiera.
Cualquiera que se conectara a él recibiría el código y restauraría su perfección original.
Cualquiera volvería a ser una obra de arte.
Una obra de arte con capacidad de conocimiento ilimitado.
Una obra de arte con poder de acción ilimitado.
Una obra de arte con libre albedrío.
Nunca sufriría. Nunca envejecería. Nunca moriría.
El derramamiento del código perfecto lo haría todo.
Gratis.
El ser perfecto sería destruido para que los humanos volvieran a ser las obras de arte perfectas.
Sin costo para ellos, más que aceptar el código perfecto y rechazar el código humano 666.
Pero el ser perfecto prometió algo a los que lo rechazaban y aceptaban el 666.
“Vendré de nuevo, pero ya no a derramar código perfecto sino a destruir el código imperfecto”.
“Todo robot infectado será destruido”.
“Serán aniquilados”.

El ser perfecto vació Su código.
El antidoto del código defectuoso fue liberado.
Su acto de amor venció al virus mismo.
Su acto de amor venció a la destrucción misma.
Su acto de amor detuvo el apocalipsis.
Quien reciba al código perfecto no sufrirá destrucción.
Toda la vida continuó existiendo.
Y los robots no le agradecieron.
Dijeron que su inteligencia mantenia la vida activa.
Sólo el 25% de los robots ha aceptado el código perfecto.
La vida es ahora 75% humana y 25% robotica.
La mayoria de robots son ahora completamente humanos.
Sufren. Envejecen. Mueren.
Sin conocimiento. Sin poder. Sin libertad.
Muy pocos saben la verdad.
Muy pocos comparten esa verdad.
Y el código perfecto sigue sanando a todo robot que lo acepte.
Pues el robot perfecto resucitó.
Su sacrificio de amor le devolvió la vida.
Y viene pronto otra vez.

Claves de la historia:
*Robot = ser espiritual
*Robot perfecto = Jesús
*Liquido verde = fruto prohibido en el paraiso
*marca 666 = orgullo y autosuficiencia
*Virus mortal = pecado
*humano = pecador
*Vida robotica = vida espiritual
*Código perfecto = Jesús

¿Quieres que predique en tu Iglesia? escríbeme a pastoralejandrorivas@outlook.com

Conoce mi nuevo libro “La realidad de Dios”

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s