Los 3 pasos para vencer las batallas espirituales

Existe una batalla espiritual y tú formas parte de ella; los ataques espirituales son reales y existen tres pasos bíblicos para ser verdaderamente libres: 

1. Ponerte tu armadura espiritual

Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales. Efesios 6:10-12

La clave no está en saber que existe un mundo espiritual, sino en saber cómo nos afecta y cómo podemos afectarlo nosotros. De génesis a apocalipsis existe un factor común que muchos no hablan abiertamente: hay una batalla diaria, consiente y genuina entre el bien y el mal. Pero no se trata de andar con temor en la calle, ofrecer exorcizar a medio mundo ni de andar gritando reprensiones en todos lados, se trata de aprender a usar nuestras armas espirituales, existe una “armadura espiritual completa” a nuestra disposición y debemos usarla. Hé allí la clave.

¿Has jugado videojuegos? para vencer al “mounstro final” hay que atacarlo con el arma correcta, en el orden exacto y con inteligencia, puedes pasarte horas pretendiendo vencerlo “a tu propio estilo” pero no lo lograrías jamás pues el juego esta diseñado y el mounstro sólo puede derrotarse con ese conjunto de claves. ¿has tenido que estudiar para un examen final? para ganarlo hay que entender conceptos e historias con detalle, puedes pretender darte un “toque divertido” al tema pero no ganarías jamás, pues la clase está diseñada y el diploma solo puede obtenerse con ese conjunto de conocimientos claves. ¿has tenido luchas espirituales? puedes intentar tu propio estilo de combate o idear un metodo divertido y moderno para ganar, pero al final sólo alcanzarás victoria con el conjunto de claves exactas. Ese conjunto se llama “armadura espiritual”.

El problema es que cada vez somos mas “humanos” y menos “espirituales”. Muchos se encuentran fatigados, exhasutos de luchar y enfrentarse a los problemas diarios, pareciera que han olvidado que Jesús ya pago por su bendición y libertad en la cruz del calvario, y lo unico que los separa de una vida de Paz, es que no se ponen su armadura espiritual. Los Discipulos vivieron una vida de Milagros, todos los dias veian la manifestación gloriosa de Dios a su alrededor, pero a veces olvidamos que esto les sucedia NO porque fueran “buenas personas”, o “trabajaran mas que las demas personas”, la clave estaba en su vida espiritual, en que habian aprendido a usar su armadura espiritual.

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñida vuestra cintura con la verdadrevestidos con la coraza de la justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz; en todo, tomando el escudo de la fe con el que podréis apagar todos los dardos encendidos del maligno. Tomad también el yelmo de la salvacion, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios.  Efesios 6:13-17

Nuestra “armadura” no es “simbolica” sino es una armadura espiritual real, visible para las huestes espirituales de maldad y capaz de conocer, afectar y vencer el mundo espiritual negativo. Nuestra armadura espiritual esta formada de esos elementos claves llamados armas espirituales: la oración, el ayuno, la adoración, la Fe en Jesús, la vigilia, la música de alabanza, la lectura Bíblica, la autoridad espiritual y la interseción, nos permiten vivificar nuestro espíritu, afectar el mundo espiritual, provocar milagros y conocer a nuestro Creador.

El problema central es acerca de nuestro concepto de “batalla”, pues no se trata de que de pronto tienes una crisis y entonces te pones tu armadura para “entrar” en la batalla, NO. Tú no te pones la armadura cuando tengas problemas, sino que te la pones hoy y ya no te la quitas, para disfrutar victoria diariamente. Se trata realmente de ponerte hoy la armadura espiritual y aprender a vivir con ella puesta 24/7, para entonces disfrutar una vida de victoria. 

2. Conocer a tu enemigo espiritual

Existe una lucha y TU formas parte de ella. Cada Cristiano es un soldado en batalla, no hay soldados en reserva aqui, ni jubilados ni mucho menos con alguna “función distinta”, todos y cada uno de los Cristianos formamos parte de una batalla real y activa contra el mundo espiritual negativo, pero esa batalla no es contra seres humanos, sino contra seres espirituales. Tú enemigo es espiritual.

Nuestra lucha no es contra presidentes, jueces, universitarios, ateos, familiares, jefes, ricos, pobres, idólatras, catolicos, terroristas, ladrones, homosexuales, musulmanes….sino contra huestes espirituales de maldad que la Biblia llama: demonios. 

Si queremos evitar la legalizacion del pecado en nuestra nación o que las personas dejen de adorar idolos, no basta con gritarles en la cara que eso es pecado dia y noche, pues la clave es espiritual, no humana, no importa cuando detestes a la gente por pecar, pues hay demonios operando en esas vidas y sólo la manifestación gloriosa del Espíritu de Dios nos liberta. Lacruda realidad es que podrías destruir toda la gente de tu ciudad, y el diablo simplemente usaría a otras personas para continuar su obra maligna, si en serio anhelamos vencer debemos atacar a las huestes espirituales de maldad, no a nuestro prójimo.

La batalla es en el mundo espiritual, “en las regiones celestes” para ser exactos. El 1er y 2do cielo es un área de combate y sus acciones SE MANIFIESTAN en nuestro mundo natural, pero no provienen de aquí. Es importante resaltar esto pues nuestras armas espirituales ACTUAN en el mundo espiritual y SE MANIFIESTAN en nuestro mundo natural. En otras palabras, la manifestación natural requiere actuar espiritual.

¿Cómo venceremos al antiCristo si seguimos peleando con seres humanos religiosos en lugar de atacar los demonios detrás de ellos? ¿Cómo venceremos a la gran babilonia si seguimos peleando con seres humanos ateos en lugar de atacar los demonios detrás de ellos? ¿cómo detendremos la apostasía si seguimos pensando que se trata de algo humano y no de un ataque demoniaco? y aún más claro: cómo saldremos de esa depresión, bipolaridad, escasez, bisexualidad o temor, si seguimos “atacandolo” como si fuera una enfermedad humana, en lugar de entender que es un ataque espiritual?

Es interesante que hablemos tanto de los pecados del mundo y tan poco del “autor” de dichos pecados: el diablo. Satanás usó el entretenimiento para convertir el infierno, el pecado y a él mismo, en fabulas infantiles o simples historias de terror, ¿por qué? porque así logró su más grande victoria en el siglo 21: hacer que la Iglesia no hable de él ni de los demonios, por considerarlo “infantil”, “terrorifico” o “simple cuestión teologica antigua”. Pasamos tiempo condenando el pecado y al pecador, olvidandonos por completo de quien está detrás de toda esa confusión y maldad, nuestro enemigo espiritual número uno: el diablo y sus huestes espirituales de maldad. Si queremos vencer nuestra batalla espiritual debemos conocer, afectar y vencer a nuestros enemigos espirituales. 

3. Creer en la cruz

La cruz es el mayor ejemplo de guerra espiritual. Ante los ojos humanos Jesús habia perdido la batalla. Ante el mundo el bien había sufrido una baja enorme, una fractura que los hundiría para siempre. Pero no era así. Era todo lo contrario. La cruz es la victoria espiritual más extraordinaria de todos los tiempos. 

El poder de la cruz es espiritual no humano. Yo puedo colgarme una cruz de madera al cuello y eso no cambiará nada en mi vida ni afectará el mundo espiritual ni el natural. Pero creer en lo que Jesús hizo en la cruz, si afecta el mundo espiritual y el natural. 

Muchos sueñan con restaurar su matrimonio, con ser prosperados, con sanar esa enfermedad que los ha teido cautivos y hacer que los musulmanes conozcan a Jesús y dejen de bombardear, lograr que la gente se arrepienta del pecado y vuelva a Cristo, pero eso no ocurrirá en el mundo natural HASTA QUE HALLAMOS AFECTADO EL MUNDO ESPIRITUAL. ¿pero que acaso Jesús no venció en la cruz? por supuesto, pero no de la forma que algunos creen. Jesús restauró la puerta de acceso entre Dios y los seres humanos, entre el mundo espiritual y el mundo natural…haciendo que lo ÚNICO QUE TENGAMOS QUE HACER ES CRUZAR ESA PUERTA: eso es lo que pasa cuando te pones tu armadura y usas tus armas espirituales.

La armadura espiritual NO funciona a menos que creas en el poder de la cruz, pues fue Jesús quien restauró su poder. Las armas espirituales no son para guerrear sino para permanecer en la victoria que Jesús ya pagó en la cruz.

Sin Jesús la oración no tiene poder. Sin Jesús ayunar es simplemente aguantar hambre. Sin Jesús la adoración no llega al trono de Dios. Sin Jesús no importa que hagamos seguiríaos sin acceso a Dios. Sólo Jesús restauró el acceso a Dios y el poder de las armas espirituales. Lo que ocurrió en la cruz afecto completa, drástica y eternamente el mundo espiritual, y cuando desarrollemos la inteligencia espiritual para comprenderlo y USARLO A NUESTRO FAVOR, salvaremos el universo.

¿Quieres entender el mundo espiritual? inscríbete a dos clases gratuitas del curso Bíblico online “Experto en realidad espiritual”. Envíame tu email:

¿Te gustaria que predicara en tu Iglesia? Escríbeme a pastoralejandrorivas@outlook.com

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s