La carta de despedida del hombre que agregó nuevos versiculos a la Biblia

¿Quién me creerá?
Pensaran que estoy loco.
¿Haber visto a Dios?
No me creerán.
Me dirán docenas de versiculos Bíblicos contra esa afirmación.
¿Saber lo que pasará en el futuro?
Diran que soy falso profeta y querrán apedrearme.
¿Platicarles de cómo es el cielo?
Me gritarán que estoy enfermo y que me creo demasiado.
Me gritarán que mejor siga las tradiciones y deje estas “nuevas” ideas sectarias.
¿Explicarles un evento apocaliptico del cual soy el único ser humano al que le ha sido revelado?
Se reirán de mi. O me odiarán a muerte.
Me expulsaran de los grupos Cristianos.
¿Cómo convencerlos de que Dios mismo se mostró ante mí y me explicó cosas que no están escritas en la Biblia?

Quizá sea mejor callarme.
Quizá ellos aún no están preparados para lo que debo decirles.
Quizá yo aún no esté preparado para decir lo que debo.
Es arriesgado. Muy arriesgado.
Puedo ser apedreado o tildado de blasfemo.
Puedo ser menospreciado o humillado.
Pero debo hacerlo.
Debo dejar por escrito lo que he recibido de Dios.
Debo hacerlo cueste lo que me cueste.
De esto depende el futuro de la humanidad.
Lo peor de todo es mi pasado.
Si tan sólo viniera de una familia Cristiana.
Si tan sólo mi papá fuera un pastor y mi familia fuera perfecta.
Si tan sólo hubiera tenido una juventud intachable y sin errores.
Quizá así me creerían.
Quizá así me atrevería a hablar con más libertad.
Pero la cruda realidad es que soy el peor hombre que existe.
Perseguidor de Creyentes.
Encarcelador de Pastores.
Asesino de niños inocentes.
Era una bestia religiosa humana.
Perseguí, encarcelé y asesiné a Cristianos en nombre de Dios.
¿Cómo negarlo?
Lo hice abiertamente y con orgullo.
Torturé mujeres por el placer de verlas blasfemar a Jesús.
Asesiné inocentes por el placer de sentirme religiosamente superior.
Y apoyé la eliminación de la iglesia Cristiana en todo Jerusalen.
¿Pueden imaginarlo?
Un ex-ateo predicando ahora de Cristo.
Un ex-asesino predicando ahora de amor.
Un ex-legalista predicando ahora sobre Gracia.
Un ex-antiCristo exhaltando ahora a Jesús.
Pero es lo que soy.
Sé claramente que no soy el candidato idóneo.
Y sin embargo…Él me escogió.
“Instrumento escogido por Dios para llevar el nombre de Jesús a los ateos.”
Esas fueron Sus palabras.
Fue la primera vez que me sentí especial.

Dios me llevó al tercer cielo.
Dios me habló audiblemente.
Dios me dictó nuevos versiculos para ser incluidos en la Biblia.
Yo ví a Dios.
Yo escuché a Dios.
Yo palpé a Dios.
Él me reveló cosas nuevas sobre el evangelio.
Él me reveló eventos sobre el fin del mundo que nadie ha escuchado antes.
Él me dió autoridad de apóstol.
Y tengo un mensaje para las Iglesias.

Escribo esta carta momentos antes de partir al lugar sin retorno.
Quizá por obligación o para poder irme tranquilo.
O quizá la escribo porque quiero que tu también recibas revelaciones.
Iba camino a Damasco cuando Jesús se me apareció.
Y me dió una misión nueva.
Ya no se trata de castigar y matar a los que no son Judios.
Dios a decidido abrir la oportunidad de vida eterna a todos.
Sean Cristianos o católicos. Mormones o musulmanes. Hindus o Adventistas. Fariseos o Samaritanos.
Mi misión es llevar la Luz de Cristo a todos. Pues Dios ha decidido salvarlos a todos.

Dios puede hablarnos por sueños, visiones, por medio de Sus verdaderos profetas y también audiblemente.
Lo hizo ayer, lo hace hoy y lo hará mañana.
Dios habló ayer, habla hoy y hablará mañana. Por eso la Biblia debería contener lo que Dios dijo, lo que dice y lo que dirá.
Saber que Dios puede hablarnos es vital.
Porque el ser humano primero sólo aceptaba como escritura inspirada por Dios los cinco primeros libros Biblicos conocidos como “La Torah” y tildaban de falso todo otro escrito que pretendiera ser de Dios.
Luego aceptaron como inspirados por Dios los libros que hoy conforman el “Nuevo Testamento” y tambien tildaron de falso todo otro escrito que pretenda ser de autoria Divina.
Me pregunto, ¿Dios sólo habló hace miles de años, pero no habla hoy?
La realidad es que Dios siguió hablando después de la Torah.
Siguió hablando también después del Nuevo Testamento.
Y aún sigue hablando hoy por medio de Su Espíritu Santo a personas “comunes”.
Pero la Iglesia sigue tildando de falso todo escrito que diga que es inspirado por Dios.
Necesitamos conocer a Dios más allá de las letras, así podremos no solo escucharle hoy sino definir claramente a los falsos profetas y a los verdaderos.
Pues la Biblia debe seguirse escribiendo…

Y Él me está usando a mi para hacerlo.
Me dicta diariamente cosas profundas y ocultas que no conocemos.
Y he empezado a anotarlas en cartas que envío a las Iglesias de Asia.
El arrebatamiento. El tercer cielo. Las huestes espirituales de maldad.
El Israel espiritual. Los postreros días. La revelación por el Espíritu.
Doctrinas que hasta hoy no existian en la Biblia.
¿Cómo guardarme esto para mí solo?
¿Pero quién me creerá?

La mayoría no recibe mi mensaje.
Aseguran que no es de Dios porque no está escrito en el antiguo testamento.
Aseguran que no es verdadero porque Jesús no habló de lo que yo escribo.
Aseguran que no es de Dios porque no soy un hombre próspero, sino un hombre perseguido.
Quizá si viviera en un penthouse de lujo.
Quizá si no estuviera enfermo.
Quizá si tuviera una congregación con millares de seguidores.
Pero vivo en una pequeña casa alquilada.
Estoy enfermo y muy viejo.
Y no tengo una Iglesia propia.

Soy el apostol Pablo.
Incluí cosas nuevas en la Biblia.
Espíritu Santo me ha revelado la verdad que Jesús dijo que nos revelaría.
He vivido como martir con tal de que el mensaje se expanda.
He sido encarcelado, latigado y perseguido por predicar de Jesús.
Y estoy a punto de morir.
Pero vendrán nuevos “Pablos” enviados por Dios.
Créanles como me han creido a mi.
Porque lo que Dios quiere decirnos no me lo dictó todo a mi.
Dios aún tiene mucho que decirnos.
Y usará Su Santo Espíritu para revelarnos.
Por eso busquen sin cesar al Espíritu de Dios.
Desarrollen sus sentidos espirituales. Nazcan de nuevo.
No encierren al Todopoderoso en letras y leyes.
Bendito Dios por los que han creido.
Bendito Dios por los que creerán.
Y sean benditos aquellos nuevos “Pablos” que Dios usará.
Y sean benditos aquellos que forman y formaran parte de lo que aún debe escribirse en el libro de ‘Hechos’ de la Biblia.
Porque la Biblia debe seguirse escribiendo.

Nos vemos en el Cielo.
Hechos capitulo 8 al 28 | Juan 16:12-14

¿Quieres entender la Biblia? inscríbete a una clase gratis del curso bíblico online “Experto en Biblia”. Envíame tu email:

¿Quieres consejería pastoral? escríbeme

 

Un comentario sobre “La carta de despedida del hombre que agregó nuevos versiculos a la Biblia

  1. Aún hay más cosas que agregar?, siempre pensé que Cristo lo había dicho todo y que el Espíritu Santo había inspirado TODAS LAS CARTAS, pero lo creo, lo creo porque Dios también ha revelado y derramado cosas sobre mi, me dijo: que muchos han traducido las escrituras, que unos lo amaban y otros solo lo conocían de oídas y aún así por un precio razonable podían traducir, me dijo que en sí la biblia es perfecta, armoniosa y no se contradice, pero qué hay “anomalías “, me ha estado revelando algunas palabras mal puestas, gracias, felicidades, bendiciones

    Me gusta

Responder a Iglesia Apostolica de Jesucristo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s