El ateísmo contra el Cristianismo: el encuentro futbolístico del milenio

Buenas noches señoras y señores, bienvenidos a presenciar el espectáculo que ha cautivado estos dos milenios.

En esta oportunidad relataremos un encuentro mas que impresionante. Los jugadores van saliendo a la cancha. El equipo que nos apasiona, el equipo sensación es el cuadro dirigido por el D.T. Jesús de Nazaret. Hoy veremos cómo el equipo del Entrenador Jesús de Nazaret se desenvuelve frente a la cuadra de las “Fuerzas oscuras” del ateísmo.

¡COMIENZA EL ENCUENTRO CON EL PITAZO INICIAL!

El equipo de todos tiene el balón, van avanzando con sus laterales los 12 discípulos. Llegan hasta la mitad de la cancha, comienzan a evangelizar a los judíos. De pronto los defensas del judaísmo liderados por Fariseos y Saduceos junto a Herodes complican la zaga de los discípulos. El judaísmo se resiste con faul. Matan a Jacobo y Esteban. El equipo nuestro, “los del Camino”, en una acción estratégica dejan la pelota para que la tomen los nuevos cristianos de procedencia griega, el pase ahora es para Pablo, que gambetea y la lanza a terreno enemigo. Entran al área chica, llegan al Asia Menor y Roma. Nerón por su parte sale a la marca…¡Eso es Penal señor árbitro! Este jugador comete una falta gravísima, incendia Roma y culpa a los Cristianos. Matan a muchos incluyendo a Pedro y Pablo.

¡Vamos equipo, vamos!, el D.T se levanta de la banca y trata de ordenar a su equipo, mientras que el árbitro no cobra nada, pero… un momento. Nerón cae en el campo de juego, al parecer por un desgarro y sale de la cancha… ¡Justicia Divina señores! La pelota es ahora del Docetismo y el Ebionismo en contra del equipo nuestro, avanzan por el extremo derecho, estas sectas que niegan la divinidad de Cristo o niegan su Humanidad respectivamente. En la última línea salen en Defensa de la Santidad; Eusebio, Ireneo, Tertuliano, Clemente de Alejandría y otras mentes brillantes que pivotean el balón y la sacan de la zona de peligro. Pero el ataque es impresionante. La pelota cae ahora a los pies del Imperio Romano. Los Emperadores de turno hacen uso de fuerzas políticas para bajar a cuanto Cristiano haya. ¡Este equipo malvado no se viene con delicadezas! ¡Que manera de cometer falta tras falta! … cómo golpean a mansalva y parece que nadie hace nada. En un gesto técnico notable aparece el Emperador Constantino, este se convierte al Cristianismo, tiene habilidad política, toca la pelota con maestría, deja libre a los atacantes Cristianos con un pase fenomenal. Corren los cristianos con todo, entran al área chica, la pelota es de ellos, miran al arco… la gente en el estadio se ponen de pie…chutean y…OHHHH!!!!!!!! Se pierden el GOL, pensaban muchos que un gran avivamiento estaba a las puertas. Los Cristianos confiados creyeron que el movimiento de Constantino les abría paso sin obstáculos al campo enemigo, todos creían que este jugador tenía intenciones piadosas, pero no era más que un movimiento político que cambiaría la historia del Cristianismo como lo conocemos hasta ahora. Una jugada que termina en el remate de Teodosio Primero, cuando reconocen el Cristianismo como religión oficial del imperio de roma naciendo el “catolicismo”, pero para todos los comentaristas, no fue sino una excusa para “barnizar” la religión Imperial de una “cáscara” Cristiana. Viene el contragolpe, justo cuando las línea de tres en la defensa están todos en el área contraria. Las fuerzas del imperio malvado corren libremente, esto es fatal, llegan al área chica, se la pasan a Darwin con sus teorías evolucionarias, quien fulmina el travesaño, rebota y GOL!!!!!!!! GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL !!!!!!!!!!!!!!!!!! Se pone cuesta arriba el encuentro para los Cristianos.

Poco a poco la imagen del Dios Santo va cambiando por imágenes más idóneas al nuevo “novio” de la iglesia. Se ven en la cancha esfuerzos de algunos jugadores teólogos por explicar la ley de Dios, pero la habilidad de nuevos emperadores y monarcas malvados es aplastante. De hablar del Dios de Justicia y Santidad a hablar casi exclusivamente al Dios “de bendición”. Lamentablemente los creyentes van perdiendo fuerzas, aparecen teólogos que tratan de enseñar la Biblia, pero el peso de la influencia de la filosofía atea y las monarquías de turno decantan un juego del balón poco claro. Pero el D.T deja que entren refuerzos. Entran movimientos que oxigenan la diversidad, como los valdenses, petrobusianos, los predicadores de los pobres y los bohemios de Juan Hus entre otros que se mueven ágilmente para no “comprarse” fácilmente por este Cristianismo imperialista. Muchos de ellos son lesionados y tienen que salir del campo de juego, son asfixiados por los líderes religiosos de turno quienes les golpean, ¡los bajan con patadas descomunales! ¡Esto es una carnicería! De pronto la pelota llega a los pies de jóvenes Cristianos inquietos que se mueven en un gran contragolpe, en un movimiento histórico se concreta la Reforma de la Iglesia de la mano de varias mentes brillantes, entre las cuales están Lutero, Calvino, Zwinglio, la tocan, hacen pared, tiran el centro al arco con maneras radicales Cristocentricas, solo Cristo, solo Fe, sola Biblia, Sola Gracia, sólo a Dios la gloria y GOOOL!!!!! GOOOOOOOOOL!!!! Esto es un Empate señores. El juego se equilibra.

Pero el mapa de Europa se convierte en una trinchera sangrienta y la Santidad se limita a discusiones de eruditos que hacen paredes y fintas con los reyes que les protegen desde las puntas. El semblante del D.T se entristece al ver cómo el fantasma del juego de la “super gracia” vuelve de nuevo a marcar la pauta de la jugada en la cancha ateista. La verdad contra el pecado deja de tener relevancia y es sustituida por doctrinas de “amor y paz” y “amor es amor” que desgarran la pureza. Las camillas entran al campo de juego para llevarse minusvalidos a los Cristianos. La Fe vuelve a ponerse al servicio del Poder, tanto así que muchos reformadores dejaron de estar dispuestos a morir por lo que amaban y ahora están decididos a matar por lo que creen.

¡SEÑORAS Y SEÑORES QUIERO TAPARME LOS OJOS POR LO QUE VEO!

Nuevos jugadores aparecen en la cancha de juego. Muchos de ellos son perseguidos, pero a diferencia de todos los movimientos religiosos de su época, ellos toman muy en serio el sermón del Monte y no usan la violencia como mecanismo de defensa. Proclaman una revolución de oración y comunicación con Dios. Esto enfurece a las bandas contrarias y comienza nuevamente la masacre.

Ahora, como una potencia en el mediocampo aparecen los movimientos que buscan la Santidad y la piedad. La evangelización que estaba hasta ahora dejada en segundo plano, aparece de la mano de las iglesias de la Nueva Generación. Lanzan un pase y cambian de banda llegando a América. El trabajo misionero alcanza su peack luego de siglos sin ofensiva real. Estamos viendo el “jogo bonito”, ¡la magia que no veíamos desde hace mucho tiempo! De la mano con los tiempos modernos, se deslizan por la punta nuevas mentes interesantes, algunos de estos toman el balón y comienzan a investigar y usar las apps de redes sociales como principal estrategia de combate. Pero algunos cristianos no ven con agrado estos nuevos compañeros que piden el balón desde el área chica. Hay división entre los jugadores, ¡se cometen faltas entre ellos mismos! Pero estos visionarios usan la tecnologia para llegar a donde nadie habia llegado antes. Lo que otros movimientos no logran, estos hermanos llegan con una potencia demoledora, ahí en las zonas periféricas, ahí en las apps de videojuegos, ahí en las cárceles, ahí donde la realidad aumentada despierta curiosidad. Ahí están estos maravillosos héroes, quitando de las mismas fauces del enemigo a tantas vidas. Pero algunos notan una debilidad, en medio de tanta pasión a algunos les parece poco relevante el estudio de las Escrituras. Aparecen en cancha jugadores ateos cuyo única guía es el orgullo y el afán de eliminar a los contrarios a toda costa, su principal juego es la blasfemia. La banca junto a todo el cuerpo técnico se pone en pie, al parecer estamos jugando los últimos instantes del juego. ¡Esto sí que es apasionante!

EL PARTIDO ESTÁ A PUNTO DE TERMINAR.

Las fuerzas de oscuridad atacan sin piedad el área chica de los Cristianos. La cienciologia, la ideologia de género y el ocultismo illuminati son sus principales estrategias. Eliminan la oración de las escuelas y legalizan el aborto, la marihuana y el matrimonio homosexual ante la mirada incrédula de los jugadores. El área de juego ya es un campo de sangre.

Muchos grupos de creyentes ya ni les interesa influir, sólo están interesados en Impresionar. Muchos se amoldaron a los valores imperantes del mundo. El Cristianismo se basa ahora solo en “cuanto Dios me debe bendecir a mi mismo”. El D.T mira la banca y ya quedan pocos dispuestos a jugarse la Vida por amor a ÉL. No hay jugadores capacitados. El antiCristo esta calentando en la banca enemiga. La gran Babilonia está corrompiendo todo el juego. En un acto desesperado, los Cristianos que están en la cancha a punto de rendirse por cansancio, le piden cambios al D.T.

PERO YA NO HAY JUGADORES DISPONIBLES EN EL JUEGO DE LA SANTIDAD.

De pronto el Director Técnico Jesus de Nazareth se levanta de la banca, dirige su mirada al público…¿Qué está haciendo? Está mirando como si estuviese buscando a alguien sentado en las tribunas…¿será un familiar? Las cámaras del estadio se arriman a la mirada vacilante del D.T y muestran los rostros de los que están en el palco, los de las graderías, ¡los de la Tribuna!

Hasta que el Director Jesús apunta con su dedo.

Todas las miradas se vuelven hacia la dirección del dedo del Maestro. Pero…¡esto no se ha visto nunca! El D.T está apuntando con su dedo, y es nada más ni nada menos que TÚ. Te invita para que bajes a la cancha. La multitud de Ángeles ovacionan, la multitud de Mártires que han dado su vida en este brutal y apasionante Juego se levantan y vitorean tu nombre en sus cánticos. Hay esperanza en las graderías del estadio.

¿Te atreves a bajar y entrar al campo?…¿Te atreves a jugar la copa mundial de la Santidad? TÚ eres la única esperanza ahora. El uniforme de “Cristiano verdadero” esta listo; la grama esta verde y el equipo te necesita…la verdad de que Jesús es el Mesías y el antiCristo está cerca forman tu uniforme. Una decisión, un tiro a la portería del enemigo, una mega creativa manera de predicar con autoridad sobre arrepentimiento de pecados para salvación del infierno, un solo Gol es lo que necesitamos.  Quedan 7 minutos de partido. JESÚS ha decidido confiar en ti para entrar al Juego de la Gran Comisión en el siglo 21.

¿Quieres entender el juego de la gran comisión? Inscríbete a dos clases gratis del curso bíblico online “Discípulo de Jesús del siglo 21”. Envíame tu email:

Libro digital “La realidad de Dios” | más información

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s