La diferencia entre hombres y mujeres explicada bíblica y científicamente

¿Femenismo, machismo o idóneos? ¿Igualdad, superioridad o complemento? Es tiempo de respuestas bíblicas y científicas:

FEMINISMO Y MACHISMO

Un celular es un celular. Un arbol es un arbol. Una mujer es una mujer. Un hombre es un hombre. Todo tiene una identidad definida y propósito establecido. Un arbol no es igual a una oveja. Un celular no es igual a una silla. Una mujer no es igual a un hombre. Todo fue creado con un propósito. No puede haber “igualdad” puesto que cada cosa fue creada para distinto propósito. Pretender igualdad entre hombre y mujer es como pretender igualdad entre arboles y peces, o entre abejas y cocodrilos, sencillamente no tiene sentido, pues cada uno tiene dones y propósito distintos. El progreso humano requiere la existencia de la mujer y la existencia del hombre. 

La desintegración familiar inició cuando en unos hogares las tareas de administración del hogar, educación infantil y guia espiritual desaparecieron al no haber nadie que las cumpliera, asi mismo en otros hogares las tareas de provisión, liderazgo y cuidado del planeta desaparecieron al no haber nadie que las cumpliera, y el resultado es notoriamente desastrozo. Una familia requiere un hombre y una mujer, pues su efectividad necesita los dones masculinos y los dones femeninos. Cada creación debe cumplir su propósito. 

Las personas que gritan “igualdad” no comprenden que si fueramos realmente “iguales” uno de los dos géneros debería dejar de existir y el otro moríria al dejar de cumplir el propósito por el cual fue creado, claramente el feminismo y el machismo son ideas humanas autodestructivas. 

El hombre complementa a la mujer y la mujer complementa al hombre, si una de las dos piezas “cambia” el rompecabezas jamás podrá construirse y dañara toda la creación. 

COMPLEMENTO IDÓNEO

Dios creó de manera distinta al género masculino y al género femenino, al hombre lo creó a su imagen y semejanza, delegandole el liderazgo y cuidado del planeta, y a la mujer la creó a imagen del hombre delegandole la administración de una familia y la expansión de la especie humana. El hombre y la mujer se complementan. Géneticamente el hombre viene “de fabrica” distinto a la mujer, poseemos un código génetico distinto que nos define como masculinos o femeninos. El hombre y la mujer se complementan. 

Somos física, sexual, mental, emocional, génetica, psicologica y espiritualmente complementarios. Dios no bendice feminismo ni machismo, su diseño no es igualdad ni superioridad, sino complemento idóneo. 

El hombre abusó de su autoridad y surgió el machismo, la mujer anhela autoridad y surgió el feminismo, la base de ambos es la misma: orgullo, y la solución sigue siendo la misma: somos complementos. La mujer jamás podrá realizar todas las tareas diseñadas para el género masculino, y el hombre jamás podrá realizar todas las actividades diseñadas para el género femenino, entender que tenemos dones individuales que se complementan para lograr algo grandioso, es la clave para evolucionar como especie humana. 

Si tan sólo los hombres cumplieran su propósito divino de seres masculinos, y las mujeres su propósito de seres femeninos, el mundo avanzaría y se sanaría.

EXTERIOR E INTERIOR

El hombre es genética, biologica, genital, neurologica, psicologica, física, sexual, propósita y espiritualmente distinto a la mujer. La diferencia entre géneros no sólo es exterior, sino interior.

El problema central de la idea anti-Biblica y anti-científica del mal llamado “cambio de sexo”, es que pensamos que ser hombre o mujer es algo únicamente exterior, entonces decimos “me cambio el pene por vagina y listo, cambio de sexo”, pero la cruda realidad es otra. A un niño no se le enseña a ser niño, el niño simplemente siente y piensa como niño, y asi mismo la niña, siente y piensa como niña, el hombre tiene arraigados maneras de sentir, pensar y reaccionar distintas a la mujer, la innerente feminidad y masculinidad son la muestra clara de que existe un diseño irrompible integrado dentro del ser humano que lo identifica como hombre o como mujer más allá de algo exterior; puedo pretender educar a una niña como hombre, pero jamás podré cambiar su esencia femenina. ¿por qué? porque el sexo, el género y la misma vida son espirituales y lo espiritual no puede “cambiarse”. Según los estudios científicos el cerebro siempre registrará los nervios genitales como procedentes de su órgano de origen, los nervios conectados a una vagina siempre se registrarán con el cerebro como una vagina, incluso si ahora son parte de un pene construido quirúrgicamente y viceversa, pues nuestro cerebro reacciona al género al cual pertenecemos por creación Divina. 

El hombre posee un cuerpo, mente y espíritu masculino, y la mujer posee un cuerpo, mente y espíritu femenino. Cambiarse de género es imposible.

Es increíble notar cómo una de las primeras cosas que Dios hace en nosotros cuando volvemos a Su presencia es precisamente restaurar nuestra hombría (o femenidad en la Mujer), demostrando que “ser hombre” o “ser mujer” es mucho más importante de lo que pensamos. La clave no es igualar géneros sino lograr que el hombre cumpla su propósito de hombre y la mujer cumpla su propósito de mujer. La Biblia nos re-descubre la detallada unión entre hombres y mujeres, y la ciencia la confirma en todas sus áreas de estudio, el progreso está en el diseño de Dios y no lejos de él, pues Su diseño logra la clave de todo: hacernos un equipo idóneo.

¿Necesitas un Consejo? expresate con libertad:

 

Libro “La realidad de Dios” | más información

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s