10 cosas secretas que conocí de Dios en una cita privada con Él

Tuve una cita con Dios y te comparto 10 cosas sobre Él que no conocía: 

1. Dios no siempre está feliz

A veces Dios no quiere hablar, a veces está triste, enojado o pensativo. A veces está feliz, emocionado y anhela platicar. Descubrir que Dios es un ser vivo nos enseña a relacionarnos con Él genuinamente y no sólo sistematicamente como si Él fuera un robot.

La idea de un creador que siempre está feliz o siempre está de buen humor, viene de la religión que “estudió” a Dios mas no le conoce, pero nuestro Hacedor no es un robot sin sentimientos, sino un Ser Vivo que siente, por lo que tus citas privadas con Él no serán siempre iguales. Un día tiene animo de hablarte pero otro día no, y esa realidad debemos aceptarla y respetarla; un día Dios está enojado y otro está triste, y debemos aceptarlo y respetarlo; ¿lo quieres bíblico? un día Dios está radiante de felicidad formando la creación, otro día está tan triste que se lamenta de haber formado al ser humano, otro día está feliz de ver a un Noe integro en medio de tanta maldad, y otro día está furioso al ver la idolatría de Su pueblo. 

2. Dios es megaextraordinariamente amoroso

Dios está contigo sin un motivo que lo amerite, Él te conoce al detalle, conoce cada una de tus faltas, pero no hallarás una razón lógica para comprender por qué quiere estar contigo hoy, y lo más inexplicable: pasar contigo el resto de la eternidad. ¿qué es lo que lo hace más feliz? estar contigo un momento. ¿qué es lo que lo entristece más? estar lejos de ti por causa del pecado.

El amor de Dios supera Su justicia. Deberíamos morir pero Su misericordia nos regala la cruz. Dios valora la misericordia por sobre la condenación. Dios quiere tener una cita privada contigo hoy no porque seas bueno, santo ni merecedor, ni siquiera porque tengas algo que Él quiera, sino simplemente porque te Ama. Cuando entiendes que no puedes hacer absolutamente nada para que Dios te ame, entonces empiezas a comprender Su amor y ocurre lo maravilloso: puedes tener una cita privada con Él sin hablar, sólo estando juntos y he aquí la revelación: estas son la citas que a Él más le agradan. Se preocupa por cada vida y envía profetas y mensajes por una sola vida perdida. Acabas de pecar y Él te recibe con fiesta de amor. ¿Lo quieres bíblico? observa al hijo prodigo que no entiende porque haran fiesta por un pecador como él. 

3. A Dios le gusta lo genuino y detesta lo falso

Ni se te ocurra hablarle sólo por llenar el vacio de tu tiempo religioso, ni pienses en hacer algo por costumbre, religión o imposición, Él desea una relación basada en sentimientos reales no en sistemas teológicos.

Dile lo que realmente sientes y no sólo “lo que debes decirle” y no olvides que Él sí distingue lo verdadero de lo falso. Por eso le gusta asegurarse que le amas poniendo a prueba tu amor por Él, y verificar que le buscamos por amor a Él y no sólo por nuestro ego de sentirnos bien y sentir paz siempre, pues si no eres genuino, automáticamente sales de su lista de contactos. Él no es religioso, cuadrado ni sistematico, le gusta lo nuevo, el cambio, nuevas formas de pasar el tiempo juntos, porque así se asegura que lo que hacemos por Él es genuino y sincero, y no una tradición religiosa. Dios responde conversaciones sinceras no conversaciones repetitivas. Si tus citas privadas con Él son honestas y genuinas, te permitirá conocerle.

4. A Dios le gusta el progreso

En cada cita privada el Señor nos enseña cosas nuevas, Él es Maestro por excelencia y es la fuente de todo conocimiento, por eso Su Espíritu nos sacia de sabiduría en todas las áreas para que podamos crecer, cambiar y mejorar cada día. Él valora a quienes aprovechan a preguntarle cosas en cada cita privada, pues demuestran interés en progresar y conocerle más.

Es abierto a cualquier tema y accesible a compartir su conocimiento y su realidad a quien este genuinamente interesado pues Él es todosabio, sabe que hacer en toda situación emocional, laboral, financiera, sexual, espiritual, física…. y le gusta escribir la sabiduría para compartirla con todos. Le encanta el progreso en todo sentido: aprender, crecer, madurar, mejorar, avanzar…Su enojo con los sacrificios de animales es que no lograban hacer crecer al ser humano pues a Él le agradan los hijos que aprenden y mejoran cada día. Dios es estratégico. Trabaja de forma estrategica no al azar ni alocada ni “masivamente”, sino focal y estrategica, formando un cambio real y en cadena. Dios aprovecha de forma productiva el tiempo del día para trabajar, pues Él detesta la haraganeria e improductividad. Una relación con Él requiere que amemos la sabiduría y desechemos la ignorancia.

5. A Dios le gusta tener el control absoluto

Dios controla el tiempo, duración y número de “momentos” que pasamos juntos cada día. Él controla el cómo, cuando y donde de cada cita privada. Si pretendes controlar tú las cosas, perderás todo con Él, pero si le entregas el control de tu vida, Él te revelará Su maravilloso plan.

Una de las cosas que más cuesta sobrellevar en una relación con nuestro Creador, es que es Él quien lo controla todo. Literalmente, todo. No es cuando tu quieras, es cuando Él quiere, y Dios controla los temas que se hablarán y le gusta que respondas Su llamado en cuanto te llama, en donde estés, sin importar lo que estés haciendo. Él te mostrará que sin Su presencia no eres nadie ni nada puedes hacer, literalmente. Le gusta que les des GRACIAS en todo y por todo para mostrarle que reconoces Su control sobre ti. 

6. Dios es Padre

Él es perfectamente dual: Dios y Padre. Por un tiempo te presiona para avanzar, obedecer y cumplir, pero Él sabe cuando darnos reposo, un abrazo y una felicitación.

Él comprende al ser humano; conoce tus limites más intimos y profundos y sabe cuando presionarte y cuando consolarte, sabe lo que necesitas y cuando lo necesitas. Hará que recordemos que Él es Dios (obediencia) y que recordemos que ÉL es Padre (desahogo en Sus brazos) porque en ambos casos reconocemos nuestra humanidad y dependencia. En cada cita privada te mostrará Su realidad de Padre, pues Su realidad de Dios te la revelará en tu vida diaria. La clave bíblica es comportarte como hijo(a) en tus citas privadas con Él, y como siervo en tu vida diaria.

7. A Dios le gusta formar relaciones

Cada cita privada con Dios va formando un conjunto de momentos relacionales, pues Su meta contigo es tener una relación y no sólo visitas de familiares lejanos. No veas cada cita privada con Dios como una entrevista de trabajo sino como una cita Matrimonial en la cual se van conociendo mutuamente.

El caos viene cuando no nos interesa formar una relación con Él sino sólo tenerlo como un genio de lampara o un banco financiero que nos saca de crisis. Aunque seamos Sus siervos en la vida diaria, Él mantiene una relación con nosotros, contandonos Sus planes, Sus sueños y Sus deseos. Biblicamente notamos esta realidad con Israel y ahora con los Cristianos, enviando a Su Espíritu a relacionarse con nosotros, pues quien habita a Su abrigo será quien morará bajo Su sombra.

8. Dios es perseverante

Dios es MUY perseverante y no se rinde. El diablo se rinde y huye de nosotros si le resistimos y no hacemos caso, pero nuestro Creador insistirá una y otra y otra y otra y otra y otra…hasta el fin.

No se rinde con nosotros, y nos da nuevas oportunidades una y otra vez. Por eso revela Su realidad y Su presencia sólo a aquellos dispuestos a perseverar en la busqueda intensa y genuina de Su rostro en cada cita privada con Él.

9. Dios detesta la muerte

En cada cita privada Dios sanará cualquier anhelo de venganza, cualquier deseo de dañar a otro ser humano o derramar sangre por ira, Él te sanará para que perdones, e incluso entiendas el actuar de tus enemigos, para que así no los odies sino puedas pedir misericordia por su actuar.

 Dios es eternidad, por eso el matar una vida es completamente opuesto a Él en todo sentido y bajo cualquier circunstancia. Él valora la vida sobre el daño, el dolor y la muerte. 

10. Dios no tiene miedo

Dios es todopoderoso por eso no le teme a nada ni a nadie; en cada cita privada te saciará de paz y fe para que le creas con todo tu corazón y eches fuera todo temor, pues el miedo es una puerta demoniaca.

Sea brujería, satanismo, vudu, illuminati, el antiCristo, la marca, asesinos a sueldo, enfermedades mortales, hackers… si Él está contigo ¿quién podrá contra tí? 

¿Quieres conocer más a Dios? Ora. La Oración es una emocionante e incomparable cita privada con el Creador del universo. 

Libro “La realidad de Dios” | más información
La realidad de Dios portada azul
La realidad de Dios

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s