Apócrifos: los libros que Dios escribió pero que no fueron incluidos en la Biblia

Me llamo apócrifo.
O mejor dicho así me llamaron.
Soy un libro bíblico rechazado.
Debía estar con los demás libros pero fui prohibido.
Me tildaron de lunático, engañoso y defectuoso.
¿Porqué? aún tengo dudas sobre eso.
Estoy investigando a fondo el motivo de semejante cosa.
Las mismas manos que escribieron a los demás me escribieron a mi.
Los mismos ojos que leyeron a los demás me leyeron a mi.
Las mismas mentes que estudiaron a los demás me estudiaron a mi.
Pero yo fui encarcelado y los demás fueron libres.
No me pareció justo.
No me pareció correcto.
No me pareció inteligente.
A decir verdad yo le llamaría blasfemia a lo que me hicieron.
Porque me prohibieron llegar a ti.
Porque te hablaron cosas falsas en mi contra.
Pero sobre todo, porque fui rebajado a libro humano siendo un libro Divino.

Sé que muchos no me creen.
Pero tengo buenas referencias.
Pablo, Pedro y los demás discípulos leyeron mis páginas.
Y las creyeron.
Y mencionaron mis palabras en sus cartas bíblicas.
Y lo mejor: ellos me estudiaron como un libro inspirado por Dios.
Eso es precisamente lo que no entiendo.
Si “los grandes” me estudiaron y hablaron de mi.
¿Por qué “los otros” se niegan a valorarme?
¿Por qué “los otros” no quieren aceptarme?
¿Por qué negaron el acceso a lo que Dios habló a través de mi?
Lo peor es que sí tengo mucho que decir.
Refuerzo lo que los demás libros bíblicos dicen.
Amplio lo que los demás libros bíblicos dicen.
Revelo lo que los demás libros bíblicos no dicen.
Mis páginas contienen información que debe conocerse.
Sé cual es la oculta debilidad del antiCristo.
Sé lo que Jesús hizo en Su niñez sobre la tierra.
Sé exactamente como lucen y donde están los infiernos.
Sé lo que pasó durante el juicio de Jesús ante Pilatos.
Sé más detalles sobre lo que significa idolatría .
Sé más detalles de cómo será el juicio final.
Sé más detalles sobre los ángeles celestiales.
Sé más detalles sobre el cosmos y su funcionamiento.
Sé más detalles de cómo será el antes y el después de la gran tribulación.
Lo sé y anhelo que todos lo sepan.
Y mis palabras concuerdan con los demás libros de la Biblia.
Porque no soy un libro apócrifo sino uno bíblico.
Aunque “otros” hayan decidido quitarme el titulo.
Aún y cuando al principio sí forme parte de la Biblia.

Pero no estoy preocupado por mi.
Estoy preocupado por ellos.
Por los sacerdotes del siglo III que formaron el conjunto de libros que hoy conocemos como “biblia”.
Por los sacerdotes del siglo III que eligieron qué Escritos incluir en la biblia y cuales no.
Temo por quienes escogieron negar mi existencia.
Temo por quienes escogieron prohibir la palabra de Dios escrita en mis páginas.
Temo que el castigo de Dios les demande por semejante acción.
Temo por sus vidas.
Quizá lo hicieron por ignorancia.
Quizá lo hicieron por religiosidad.
Quizá fueron obligados.
Quiza fueron engañados.
Prefiero eso a pensar que lo hicieron sabiendo lo que hacían.
Porque negar el acceso a una sola palabra de Dios es un acto diabolico.
Quizá no se tomaron el tiempo de leerme completamente.
Quizá no tenían al Espíritu de Dios para identificar lo que es de Él y lo que no es.
Quizá era más fácil decir que todos eran falsos a separar los verdaderos.
Porque no estoy solo, hay otros libros como yo.
Porque así como existe lo bueno existe lo malo.
Porque así como hay apócrifos bíblicos existen apócrifos ateos.
Pero es fácil identificarlos.
Ni Pablo, Pedro, Juan ni ninguno de los discípulos habló de lo que está escrito en los apocrifos ateos.
Pero todos los discípulos sí leyeron, enseñaron y estudiaron los apocrifos bíblicos.
Ningún libro de la Biblia concuerda con la enseñanza de los apocrifos ateos.
Pero todos los libros de la Biblia concuerdan con lo que decimos los apocrifos bíblicos.
Lo importante es que sepas tres cosas:
Primero, que yo existo.
Segundo, que soy valioso para ti.
Tercero, que hay libros apócrifos falsos y libros apócrifos verdaderos.
Primero, que existen libros Divinos que no fueron incluidos en la Biblia.
Segundo, que contienen información indispensable para la Iglesia.
Tercero, que tu mismo puedes comprobar su autenticidad.

Me llamo “Libro de Enoc”.
Yo he sobrevivido.
He sobrevivido a pesar de todo ataque contra mi autenticidad.
Quizá haya sobrevivido por “suerte”.
O quizá haya sobrevivido porque Dios quiere que me leas.
Pero no soy el único sobreviviente.
También están el “Libro de Elias” y el “Libro de Nicodemo”.
El “Libro de Diogneto”, el “Libro de Bernabé” y otro “Libro de Pedro”.
Y hay más. Ocultos por el tiempo. Pero disponibles por la tecnología actual.
Léeme.
Lee a mis otros amigos apócrifos.
Lee la Biblia.
Sólo cuidate de los escritos ateos disfrazados de apócrifos.
Te he dado las claves para reconocer los verdaderos de los falsos.
Y pide sabiduría al Todopoderoso.
Lo que si es seguro es que Dios nos dejo Su palabra por escrito.
Pero los humanos no incluyeron todos Sus escritos en el compedio llamado “biblia”.
Los que no fueron seleccionados fueron etiquetados como: “no son de Dios” (apócrifos).
Pero Dios sí escribió algunos de ellos.

¿Quieres entender la Biblia? inscríbete al curso bíblico online “Experto en Biblia y libros apócrifos”. Envíame tu email:

Leer libro de Enoc | Leer libro de ElíasLeer libro de Nicodemo

Un comentario sobre “Apócrifos: los libros que Dios escribió pero que no fueron incluidos en la Biblia

  1. Me gustó,IMPRESIONANTE.

    Estoy muy de acuerdo: desgraciadamente el 99.9 % de la gente aún evangélica desconoce quién realmente ensamblo el canon bíblico,créen que fueron los apóstoles o alguien confiable. Entre otras cosas IGNORAN que la institución que tiene EN SU PODER las escrituras y REGÚLA qué versiónes biblicas son dadas al público,esa institución PRECISAMENTE ÉS EL CATOLICISMO ROMANO. Sean versiónes evangélicas,todo és aprobado por el catolicismo: sociedades bíblicas unidas pertenece a Roma!! Quitaron muchísimas cosas,símbolos y matices judeocristianos que los primeros creyentes sí tenían Y ENSEÑABAN,Constantíno el Emperador DECRETÓ quitar todas las raíces hebreas y que no querían tener nada que ver con los “perros judíos”

    Me gusta

Deja tu comentario. Expresate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s