Ese increíble poder que tienes en tus dos manos.

El daño era extremo, mas que sangre era el dolor interior que sentía; sabia que el adversario había desgarrado piel, músculos, y los mismos huesos. La batalla había sido difícil  fuerte, desgarradora, y sobre todo larga, los segundos habían pasado a minutos y los minutos a horas, el adversario había usado sus mejores técnicas de combate a campo abierto, cada golpe había sido planeado para herir y dañar órganos vitales a tal grado […]

Leer más Ese increíble poder que tienes en tus dos manos.